Presión internacional se intensifica para frenar ejecución de 8 extranjeros en Indonesia

Petición​Ejecución está programada para el miércoles

Los llamamientos y presiones diplomáticas se multiplicaron este lunes para intentar salvar la vida de ocho extranjeros condenados a muerte por narcotráfico en Indonesia cuya ejecución es inminente.

Los presos de Australia, Brasil, Filipinas y Nigeria serán fusilados junto a un indonesio, después de que un francés, que también afrontaba la pena de muerte por narcotráfico, fuera retirado de la lista en el último momento.

Las presiones diplomáticas han ido creciendo en los últimos días y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también ha pedido a Indonesia que renuncie a las ejecuciones.

Este lunes, el abogado del preso brasileño Rodrigo Gularte presentará un último recurso para conseguir una revisión de su caso, así como nuevos informes médicos sobre su supuesta enfermedad mental.

Las presiones diplomáticas han ido creciendo en los últimos días y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también ha pedido a Indonesia que renuncie a las ejecuciones.

Este lunes, el abogado del preso brasileño Rodrigo Gularte presentará un último recurso para conseguir una revisión de su caso, así como nuevos informes médicos sobre su supuesta enfermedad mental.

Gularte, de 42 años, fue detenido en 2004 al tratar de entrar en el aeropuerto de Yakarta con seis kilos de cocaína escondidos en tablas de surf. Su familia ha presentando varios informes médicos para demostrar que el hombre sufre esquizofrenia y que, por tanto, no debería ser ejecutado.

La autoridades aplazaron la ejecución del francés Serge Atlaoui, de 51 años, condenado a muerte en 2007 por narcotráfico, una acusación que siempre negó, presumiblemente por las fuertes presiones diplomáticas francesas.

Los familiares de los condenados fueron a verlos este lunes a la cárcel de la isla de Nusakambangan, "el Alcatraz indonesio", donde los presos podrían ser fusilados en la madrugada del miércoles, poco después de la medianoche.

Hasta ahora, el presidente indonesio, Joko Widowo, intransigente con el tráfico de drogas, rechazó todas las peticiones de indulto a pesar de las numerosas voces que le pidieron clemencia.

Este lunes dijo sentir compasión por la presa filipina Mary Jane Veloso y prometió estudiar su caso, suscitando una débil esperanza, que el ministerio filipino de Relaciones Exteriores echó por tierra, horas después, al confirmar que su segundo recurso judicial había sido rechazado.