"Presupuesto no debe ser mutilado de manera irresponsable", dice Presidente Solís en cadena de TV

mensaje​No es prudente una solución atropellada con recortes “abruptos ” al presupuesto, señaló el Mandatario

Los recortes al presupuesto del 2015 aprobados en el Congreso no satisfacen al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, quien este domingo en cadena nacional manifestó su oposición a las decisiones que han tomado los diputados.

El Mandatario manifestó que el presupuesto "no puede ni debe ser mutilado de manera irresponsable, aunque se invoquen sanos propósitos para ello".

En su mensaje de casi cuatro minutos, Solís dijo ser consciente del problema fiscal que atraviesa el país que se ha acumulado de años anteriores, pero considera que "no es serio, ni prudente exigir una solución atropellada y en un corto plazo con recortes abruptos al presupuesto nacional".

Según Solís, hay un riesgo de deterioro en servicios públicos esenciales y afectación a la salud, educación y seguridad.

El gobernante manifestó que entiende la gravedad del déficit fiscal y que está empeñado en resolverlo. Asimismo, resaltó que en sus primeros meses de gestión el gobierno mejoró la recaudación tributaria en ¢21 mil millones y se redujeron gastos por el mismo monto.

Los diputados deben meditar si las amarras que un grupo de legisladores quiere imponer al gobierno y otras instituciones son congruentes con las aspiraciones del pueblo, comentó Solís.

"La responsabilidad de quienes gobernamos está a prueba. El Poder Ejecutivo ha cumplido con madurez, diálogo y austeridad. Esperamos lo mismo de quienes tienen que decidir sobre el Presupuesto", agregó el Presidente.

El presupuesto nacional para el próximo año fue dictaminado afirmativamente el pasado 16 de octubre por la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso y pasará al plenario legislativo con un recorte del 0,3 por ciento, que equivale a ¢297 mil millones.

De esta forma, el presupuesto nacional pasa de ¢7,9 billones presentados originalmente por el Ministerio de Hacienda a ¢7,6 billones.

El proyecto de presupuesto ahora pasará a plenario, donde deberá ser aprobado por los demás diputados antes del 30 de noviembre.