Primer ministro surcoreano renuncia debido a naufragio de ferry

El primer ministro surcoreano, Chung Hong-Won, renunció a su cargo este domingo debido al naufragio del ferry que provocó al menos 187 muertos, en su mayoría adolescentes liceales, el pasado 16 de abril.

Tanto el gobierno surcoreano como la mayoría de las instituciones implicadas en el manejo de esta crisis fueron duramente criticados por la gestión del desastre y de las operaciones de rescate.

El número de fallecidos declarados se elevaba este sábado a 187, de acuerdo al balance oficial, pero 115 personas continúan desaparecidas entre los restos sumergidos del "Sewol", que se hundió el 16 de abril por la mañana local con 476 personas a bordo, 352 de las cuales eran estudiantes de secundaria en viaje de vacaciones.

Los socorristas ya han perdido toda esperanza de encontrar sobrevivientes y las familias denuncian el ritmo demasiado lento de las operaciones de recuperación de los cadáveres.

"El accidente sumió a todos los surcoreanos en un profundo estado de 'shock' y tristeza. Ya pasaron muchos días desde entonces, pero los gritos de los familiares de los desaparecidos me perturban durante la noche", confesó el primer ministro renunciante.

"No es el momento para señalarse con el índice unos a otros, debemos finalizar las operaciones de rescate", agregó, pidiendo para él "perdón y comprensión".

Los 15 miembros de la tripulación del ferry se encuentran todos entre rejas. Los cuatro que aún no habían sido detenidos, lo fueron el sábado por la noche.

El capitán del "Sewol", Lee Joon-seok, así como otros diez miembros de la tripulación ya habían sido arrestados bajo diferentes cargos de acusación, en particular por negligencia y abandono de los pasajeros.

La actitud de la tripulación del buque ha sido severamente criticada, en particular por la presidente surcoreana.

"Los actos del capitán y de algunos miembros de la tripulación son totalmente incomprensibles, inaceptables y equivalentes al asesinato", había declarado la presidente, Park Geun-Hye.

La búsqueda para encontrar los cuerpos de los aún desaparecidos entre los restos de la nave tuvieron que ser abandonadas el sábado a causa de una meteorología adversa.