Primera despedida a Gabriel García Márquez mezcló solemnidad y vallenato

Entre solemnidad y vallenato transcurrió la primera despedida al Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, este martes en México.

El majestuoso Palacio de Bellas Artes fue el escenario donde decenas de invitados rompieron en un cerrado aplauso a la entrada de la viuda de García Márquez, Mercedes Barcha, y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, quienes formaron la primera guardia de honor alrededor de las cenizas del novelista.

Los invitados se turnaron para formar guardias mientras alrededor fueron circulando los centenares de admiradores del colombiano que hicieron fila durante horas afuera del palacio para despedirse.

Pero en medio de la tristeza también surgieron los ritmos de cumbia y el vallenato de la costa colombiana a cargo de un trío con acordeón, caja y guacharaca que lucían el tradicional sombrero "vueltiao". La aparición del grupo contagió a los asistentes.