No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Es una de mis prioridades saldar deuda histórica, dice Patricia Mora sobre aborto terapéutico

​Presidenta del Inamu dice que no se busca ampliar la legislación, sino actualizar norma que tiene más de 50 años

El protocolo para implementar el aborto terapéutico es una "deuda histórica" que la ministra de la Condición de la Mujer, Patricia Mora Castellanos, pretende saldar desde la presidencia del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu).

Para la jerarca, esa norma de interrupción del embarazo en casos en los que está en riesgo la vida de las mujeres sí es una de las prioridades del ente que dirige, posición que dista del discurso que pronunció este jueves el presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, quien dijo que ese tipo de discusiones distraen la atención de otros temas importantes como la realidad fiscal, la infraestructura, la seguridad ciudadana o el empleo.

Lea: Hablar del aborto distrae atención de temas prioritarios, dice Carlos Alvarado.

"No voy a ampliar sobre el tema. (...) Hay una divergencia. En el Inamu para mí exigir que la norma que haga posible que la interrupción del embarazo en casos de peligro es una prioridad, yo respeto a las personas que no lo vean así y aclaro que esta no es mi única prioridad", manifestó Mora durante su participación este viernes en el programa radiofónico Nuestra Voz.

Mora enfatizó que la normativa ya existe, lo que se va a hacer es actualizarla porque tiene más de 50 años y vendría a ser una herramienta para que lo médicos se vean obligados a injerir aquella concepciones que ponen en riesgo la vida de las mujeres, como por ejemplo las más de 500 niñas que "son violadas" antes de los 12 años.

"Es una situación a la que no podemos dejar de prestarle atención y que es una prioridad", resaltó.

La jerarca considera inadmisible que se siga postergando una norma de la que se habla desde la década de los años setenta, más aún si la discusión actual se centra únicamente en el aborto terapéutico y no en ampliar sus causales.

La ministra evitó referirse específicamente a las declaraciones de Alvarado, pero indicó que él anunció que su agenda en caso de resultar electo sería en la dirección del avance de los derechos humanos y no en sus retrocesos, situación que la llevó a aceptar el ofrecimiento del cargo que ahora ostenta, todo a pesar de que ella es fundadora, presidenta y militante del Partido Frente Amplio, un agrupación diferente a la elegida por los costarricenses en las urnas para gobernar, que es el Partido Acción Ciudadana.

"Hay un compromiso de no retroceder en esa agenda... no promulgar es retroceder", aseveró.

Las palabras pronunciadas por el mandatario han sido criticados por diputadas como la oficialista Paola Vega Rodríguez y académicas como Montserrat Sagot Rodríguez, quienes las consideran lamentables por representar una reproducción de discursos que minimizan las luchas de las minorías, a partir de una declaración sobre un tema que ni siquiera está en discusión, como lo es el aborto.

"Las manifestaciones del presidente son muy lamentables. Lo que está en discusión no es el aborto, sino una norma de hace casi 50 años para salvar a las mujeres cuando están en embarazos de alto riesgo, no es nueva legislación. Esa norma se ha aplicado de forma errática. Lo que se quiere es normar las condiciones de salud para salvarle la vida a la mujer, salvarlas de riesgos futuros", indicó Sagot.

Crédito de fotografía: Instituto Nacional de la Mujer.