Programa para mitigar pobreza extrema en el país llegó a 56 mil personas en primeros cuatro meses

desarrollo​Casi la mitad de los beneficiados son niños menores de 12 años de edad


Desde su presentación en marzo de este año, el programa “Puente al Desarrollo” ha asistido a más de 56.000 personas para que salgan de la pobreza extrema.

Los beneficiados forman más de 14.000 familias que viven en los distritos más pobres del país, tanto urbanos como rurales.

El presidente del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Carlos Alvarado, advirtió que el programa no ha realizado selecciones antojadizas o con motivos proselitistas, sino que dio prioridad a las zonas de mayor riesgo según el Censo del 2011 y estudios cartográficos que dispone esa institución.

presidente del imas, carlos alvarado

En el programa Nuestra Voz de este jueves el jerarca afirmó que los gestores del programa evalúan la singularidad de cada familia, para determinar sus verdaderas necesidades. Esos funcionarios mantienen contacto con las familias para revisar su desarrollo.

Cada familia recibe un beneficio mensual de ¢75.000 por parte del IMAS. Por otra parte, la iniciativa gestiona las asistencias de otros programas, como Avancemos o las becas de Fonabe.

Alvarado destacó que el programa también ha empleado capacitaciones del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) para más de mil jefas de hogar.

Los menores de edad son los mayores beneficiados por el “Puente al Desarrollo”: unos 25.000 infantes entre los 0 y 12 años de edad forman parte del programa.

Por esa razón, el proyecto también cuenta con enlaces con el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), de modo que los beneficiados dispongan de herramientas más allá de la asistencia económica.

presidente del imas, carlos alvarado

Un 6 por ciento de la población beneficiada es nicaragüense. Alvarado advirtió que algunas personas estigmatizan a los sistemas de asistencia social porque creen que solo cubren a inmigrantes de Nicaragua. “Ellos también tienen derecho”, añadió.

El presidente del IMAS espera que el proyecto sea sostenible pues emplea fondos ya existentes. “No hay un aumento presupuestal. Hicimos cortes donde debían hacerse”, dijo.

Se prevé que el programa llegue a más de 54.000 familias al final de la administración.