Fumar en cárceles británicas será prohibido a partir del 2016

tabaquismo​Prision Reform Trust, asociación que trabaja en defensa de los privados de libertad británicos, lamentó que tampoco se les permita fumar en espacios exteriores

El gobierno británico decidió prohibir fumar en las cárceles, una medida que empezará a aplicarse en Gales y en cuatro prisiones inglesas a partir de enero.

La medida responde a un veredicto de la Alta Corte británica favorable a un preso que se quejaba del humo de sus compañeros.

El secretario de Estado de prisiones, Andrew Selous, explicó en un mensaje el martes por la noche que la prohibición se irá implantando progresivamente por la alta proporción de fumadores (80 por ciento) en la población penitenciaria "y la particularidad de los lugares".

Para amortiguar el impacto, se distribuyeron cigarrillos electrónicos y se brinda ayuda a los presos que desean dejar de fumar. La asociación de defensa de los presos Prison Reform Trust lamentó, sin embargo, que se impida a los presos fumar en los espacios exteriores.

Fumar en las cárceles ya está prohibido en varios países. Una prisión de Melbourne vivió un motín en julio por este tema.

Fotos: Pixabay.com y Morguefile.com bajo licencia Creative Commons.