Tras protestas, derogan en Perú norma que permitía dar sitios arqueológicos en concesión

Cultura​Para los manifestantes, que por dos días paralizaron el turismo en Cusco, esta norma privatizaba las riquezas arqueológicas del país

El Congreso de Perú derogó el jueves una norma que permitía entregar sitios arqueológicos en concesión a privados, norma que desató la protesta de pobladores y autoridades de la ciudad de Cusco, que paralizaron el turismo por dos días.

El paro, que duró miércoles y jueves, fue convocado por la Federación Departamental de Trabajadores del Cusco, y rechazaba la medida que facultó al ministerio de Cultura a otorgar a entidades privadas y públicas la administración de sitios arqueológicos, por falta de presupuesto.

La ministra de Cultura, Diana Álvarez Calderón, había explicado el miércoles que la disposición en cuestión no concesionaba, privatizaba ni entregaba el patrimonio arqueológico del Cusco –como la ciudadela Machu Picchu– a privados. Había aclarado además que la medida era optativa y no obligatoria para las autoridades regionales.

Sin embargo, el paro fue respaldado por pobladores y autoridades cusqueñas. "La derogación no es negociable", dijo horas antes de la decisión del Congreso, el alcalde provincial del Cusco, Carlos Moscoso.

En Perú se han registrado 19.903 sitios arqueológicos, y la lista sigue aumentando por nuevos descubrimientos y evaluación por parte de los expertos que le dan esa categoría.

Perjuicio al turismo

Centenares de turistas en la histórica ciudad de Cusco fueron afectados el jueves por el paro. Los más perjudicados eran quienes planeaban desplazarse a la ciudadela de Machu Picchu. Diariamente, unas 3.000 personas visitan este patrimonio de la humanidad.

Roger Valencia de la Cámara Regional de Turismo del Cusco (Cartuc) informó a la agencia estatal Andina que el paro en su primer día dejo más de $1,5 millones de pérdidas en el sector turístico cusqueño. Según, el dirigente, Cusco recibe diariamente alrededor de 12.000 turistas.