Proyectos de ley para mejorar la gobernabilidad se empantanaron en el Congreso

Los cuatro proyectos de ley que la presidente de la República, Laura Chinchilla, presentó en marzo de este año con el objetivo de mejorar la gobernabilidad del país no han logrado avanzar en el Congreso.

A poco más de seis meses para que dejen sus curules, los diputados reconocen que el avance que tendrán las cuatro iniciativas será mínimo, pues apenas inician su trámite en las comisiones legislativas, sin ningún mecanismo que agilice su debate.

La oposición responsabiliza al Poder Ejecutivo y a los legisladores oficialistas, a quienes acusan de no promover los proyectos ni buscar un acercamiento con las distintas fracciones parlamentarias para lograr acuerdos.

El jefe de la bancada de la Unidad Social Cristiana (PUSC), Rodolfo Sotomayor, y la diputada del Movimiento Libertario, Marielos Hernández, afirmaron que estas iniciativas eran del interés de sus grupos.

Las propuestas enviadas por Chinchilla al Congreso son el fruto de una serie de recomendaciones hechas por una Comisión de Notables a petición de la mandataria. Las propuestas se presentaron en febrero anterior y persiguen modernizar el aparato estatal costarricense, considerado por líderes políticos y la ciudadanía como “atrofiado". El 5 de marzo, personalmente la mandataria les presentó a los jefes de fracción los proyectos de ley.

Una primer iniciativa plantea reformas a la Ley de Jurisdicción Constitucional para modificar las potestades de la Sala Constitucional. El texto busca crear tribunales especiales para resolver los recursos de amparo y de hábeas corpus. Esta es la iniciativa que se encuentra más avanzada, pues está en su trámite de primer debate.

El segundo plan consiste en una reforma el Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa. La iniciativa plantea establecer un tiempo fijo en el uso de la palabra de los diputados, plazos para votar leyes, rendir dictámenes y hasta reducir el número de sesiones para presentar mociones.

El diputado y candidato a la Presidencia del Partido Frente Amplio (FA), José María Villalta, coincidió en que el Ejecutivo no ha promovido una discusión de los proyectos y que la bancada oficial no los ha acuerpado.

Sin embargo, el legislador se mostró más optimista que sus compañeros y afirmó que aún podría haber tiempo de aprobar al menos dos iniciativas. Villalta asegura que los proyectos que promueven las reformas a la Sala IV y el de enmiendas al Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa son los que tienen mayor viabilidad política y sobre los cuales debe de girar la negociación.


Un tercer proyecto, presentado por el Ejecutivo, busca mejorar el funcionamiento de instituciones como la Contraloría General de la República, a la que se le imponen plazos para refrendar o rechazar contratos de licitación del Estado. El plan también persigue mayores facilidades para realizar expropiaciones.

El cuarto plan se orienta hacia reformas constitucionales, entre ellas variar la forma en que se eligen los diputados, establecer la carrera parlamentaria y la posibilidad de la revocatoria anticipada del mandato de los legisladores, mediante la figura del plebiscito.

La Presidenta de la República manifestó que su Gobierno no se ha desentendido de estos proyectos. Dijo que su administración ha querido darle espacio a los diputados para que debatan sobre otras iniciativas que necesita el país y adelantó que en el próximo período de sesiones extraordinarias, que arranca en diciembre, las iniciativas para mejorar la gobernabilidad tendrán prioridad.