No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

"El pueblo no va a retroceder", afirma estudiante nicaragüense en lucha contra gobierno de Ortega

Más de 50 muertes debido a enfrentamientos en las calles

"El pueblo ya perdió el miedo (a Daniel Ortega), el pueblo no va a retroceder", afirmó Jorge, un estudiante nicaragüense que se encuentra atrincherado en una de las universidades, sobre la situación que se vive en su país.

"La policía sigue maltratando al pueblo, igual los paramilitares están armados. Hay un montón de videos donde la población ha podido grabarlos y se han identificado bastante de esos policías. Estamos esperando que ingresen los de la Comisión para hacer nuestras respectivas denuncias", aseguró.

El estudiante añadió, sobre lo que experimenta con sus compañeros atrincherados: "Estamos un poco más seguros en el día, el terror es en la noche donde somos más frágiles". Además, denunció que muchas veces le han enviado agua y comida envenenada, por lo que ahora solo aceptan sellada.

Jorge (quien por seguridad no reveló su apellido) participó este lunes en el programa radiofónico Nuestra Voz. Él recordó que por medio de una carta, la Iglesia católica le exigió al gobierno de Daniel Ortega cumplir una serie de requisitos antes de sentarse en una mesa de diálogo. El plazo que tiene el mandatario para cumplirlo es este lunes al mediodía.

Dentro de las exigencia del documento enviado el viernes anterior se destaca el cese las represiones, retirar a grupos paramilitares y no obligar a empleados públicos a acudir a manifestaciones partidarias.

Para el estudiante, la autorización de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para observar la situación de Nicaragua –sacudido por protestas antigubernamentales–que dejan unos 50 muertos, es solo el primer paso para iniciar un proceso de diálogo.

El 18 de abril pasado comenzaron las protestas en Nicaragua, en las que ha habido enfrentamientos entre manifestantes y policías, a raíz de los cambios en el Instituto Nicaragüense del Seguro Social, que incluyen un aumento en las cotizaciones y una deducción del 5% a las pensiones. Posteriormente Ortega desistió de ese plan; sin embargo las protestas no cesan.