Puntarenas y Limón candidatas para albergar Zona Económica Especial, según Banco Chino

Puntarenas y Limón se perfilan con más fuerza para convertirse en las provincias sedes de la Zona Económica Especial (ZEE) en el país, según se desprende del Estudio de evaluación hecho por el Banco de Desarrollo de China, que fue presentado este lunes en el país por el Ministerio de Comercio Exterior (Comex).

Una Zona Económica Especial es un modelo que pretende crear un espacio para el desarrollo económico. En el caso de la propuesta China, el parque industrial principal ocuparía un área de 12 kilómetros cuadrados con una población de alrededor de 100 mil habitantes y se deben prever 8 kilómetros más para futuras expansiones.

Según la ministra de Comercio Exterior, Anabel González, la Zona Económica Especial integra factores como la cercanía del lugar con escuelas, colegios, universidades, puertos, carreteras y otros elementos de desarrollo.

La presentación del estudio de factibilidad es solo el primer paso para lograr la construcción de una Zona Económica Especial en el país y aclaró que todavía no se puede hablar de un precio o una inversión, porque es apenas la primera fase.

González aseguró que Puntarenas y Limón son las zonas con más ventajas, según el informe del Banco de Desarrollo de China, para que se desarrolle el proyecto; sin embargo, esa es una decisión que quedará en manos del próximo gobierno. Otras áreas candidatas son la zona de El Coyol en Alajuela, Liberia en Guanacaste y Cartago.

El ministro designado de Comercio Exterior, Alexander Mora, explicó que el modelo de Zonas Económicas Especiales ha sido muy exitoso en otros países, entre ellos China, pero manifestó que son economías muy diferentes a la nacional y por eso deben valorar el proyecto.

En el estudio de factibilidad, presentado por el Banco de Desarrollo de China y Comex, se plantea que la Zona Económica Especial empezará en 2015 y se construirá en dos etapas hasta el 2035.

También se propone la construcción de un parque comercial tipo ciudad donde se clasifiquen la ubicación de las empresas por distritos de acuerdo con el sector productivo que representan; es decir, un distrito de manufactura, otro de alta tecnología y otro de servicios financieros.

El documento presenta una serie de mapas en los cuales se explican las características con las que cuenta cada región analizada y los diferentes elementos que le dan valor agregado, como cercanía con autopistas y puertos.