Querida, encogí a la UCR

Deportivo Saprissa 2 - Universidad de Costa Rica 0

Goles: Carlos Saucedo (29”), Hansell Arauz (89”)

Un Deportivo Saprissa con carácter y determinación le explotó la burbuja del sueño a la Universidad de Costa Rica. En un estadio semilleno de saprissistas, los universitarios -ese equipo sin afición- se quedaron sin la fortaleza táctica que los llevó a la semifinal. Debajo de eso había muy poco. La grandeza de un equipo se demuestra cuando logra mantenerse en pie aún después de perder su principal fortaleza.

El Deportivo Saprissa, equipo de rendimiento pendular durante el torneo, volvió a encontrarse con su mejor versión. Con vocación ofensiva desde el inicio y sabiendo neutralizar el ímpetu de la UCR en pasajes del primer tiempo (tampoco es que jugaban solos), trazaron una línea de respeto y llegaron a dominar el segundo tiempo hasta reducir a la UCR y convertirla en un rival menor. Querida, encogí a los universitarios.

El primer tiempo fue equilibrado. Saprissa salió a defender su casa y su derecho a la final. La UCR, envalentonada por el primer partido de semifinal, salió a lo mismo. En ese momento, dos equipos que merecían llegar a disputar el campeonato.

Los universitarios, con incursiones de Vargas, Barbosa y Gómez, no dejaron bajar la guardia a la zaga morada. Atrás una formación sólida, ordenada y segura. Ganando segundas bolas, manteniendo la bola pegada a la gramilla artificial.

Los de González, por su parte, supieron pararse como les había costado en el encuentro de ida de la semifinal. Los dos equipos,sin embargo, erraban el último toque, la estocada final.

Saprissa buscaba la cabeza de Waston, ese jugador que se valora por lo único que tiene, el físico. La UCR empezaba a mostrar el cortocircuito que en el segundo tiempo iba a ser evidente. Jugó la sombra del cuadro del domingo anterior.

Al 29”, Saucedo, incomodado por la defensa celeste, recibe en el área pequeña y moviéndose hacia adelante tocó de lujo hacia atrás. Taquito y gol. Cancha inclinada contra los universitarios.

El segundo tiempo fue de los locales. Cerraron filas atrás y supieron administrar a los académicos. La UCR perdió los superpoderes que la llevaron a la semifinal. El nombre de los morados empezó a pesarle a los de San Pedro. Para empeorar, nadie cantaba para ellos.


Al 30” de la complemetaria, la UCR ya no era rival.

Ramírez sacó el balón que los hubiera sepultado al 75”. Al 85” le anulan un gol a la Flecha Barbosa y fue ese el único recuerdo del equipo que jugó el partido del domingo y la primera mitad del esta vuelta de semifinal.

Cuatro minutos después, Hansell Arauz, gladiador de todo el partido, recibió por la derecha, tuvo tiempo de pararla, acomodarse, medir y rematar con furia. Un gol merecidísimo para uno de los jugadores con más coraje del torneo nacional.

En Alajuela, la Liga, como ya es costumbre, volvía a sepultar al Herediano. Así es que regresa una final esperada: Deportivo Saprissa - Liga Deportiva Alajuelense.