Gasto público en educación no debe recortarse pese a déficit fiscal, pide Estado de la Nación

LlamadoQuinto informe del Estado de la Educación señala necesidad de acelerar los cambios en el sistema público para mejorar la calidad

Uno de los principales desafíos de la educación nacional es garantizar que la asignación del 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a la enseñanza pública sea sostenible y no sufra recortes, pese al déficit fiscal y bajo crecimiento de la economía.

Así lo señala el Quinto Informe Estado de la Educación, dado a conocer este martes. El estudio abarcó 30 investigaciones en las que participaron 60 expertos en educación.

"En un contexto de déficit fiscal y bajo crecimiento recortar la inversión en educación sería repetir un error histórico, como se hizo en la década de los años 80", señaló la coordinadora del Informe, Isabel Román. "Al país le costó 20 años recuperarse de esa reducción", apuntó.

No obstante, Román enfatizó que se requiere un uso más eficiente de los recursos para elevar la cobertura en preescolar, 4to y 5to año del colegio y mejorar el desempeño.

Aunado a este llamado, Román y el director del Programa Estado de la Nación, Jorge Vargas, alertan sobre la urgencia de evitar errores nuevos y de acelerar los logros que hasta ahora se han alcanzado.

Destacan, por ejemplo, que el sistema educativo aún no se ha adaptado al cambio demográfico que el país está viviendo -menos nacimientos-, el cual se refleja en un decrecimiento de la matrícula en 70,5 por ciento de las escuelas públicas, según hallazgos del informe.

Para los investigadores, esta caída en la matrícula representa una oportunidad para que el Ministerio de Educación Pública redistribuya el recurso humano y atienda necesidades aún insatisfechas en áreas como la educación secundaria, donde sólo el 50 por ciento de los alumnos con edades entre 18 y 22 años están graduándose del ciclo diversificado de enseñanza.

"Estamos siendo exitosos en atraer a los jóvenes al sistema educativo, pero somos un desastre en retenerlos, este es un desafío que el país debe atender", dijo la coordinadora del estudio.

Román enfatizó que es mandatorio acelerar las mejoras en el acceso y la calidad de la educación con estrategias específicas por parte de las autoridades responsables y no de reformas integrales.

El Primer Informe Estado de la Educación se publicó en 2006. En el lapso transcurrido desde entonces, Costa Rica alcanzó logros importantes, según el Quinto Informe: desentrabó el sistema educativo tras décadas de "retrocesos"; amplió de manera significativa la inversión en este sector; declaró obligatorio el ciclo diversificado (últimos dos años de la educación secundaria); mejoró notablemente los salarios de los docentes y renovó la oferta educativa.

Sin embargo, este nuevo onforme concluye que el sistema educativo no ha cambiado su funcionamiento y que el país avanza de manera "inercial" en materia educativa.