Raúl Castro condiciona intercambio de embajadores entre EE.UU. y Cuba

relaciones​Dice que nombramientos serán posibles después de que Washington retire a la isla de países que promueven el terrorismo

El presidente cubano, Raúl Castro, afirmó este martes que Estados Unidos y Cuba podrán designar embajadores después de que Washington retire a la isla de la lista de países promotores del terrorismo, aunque dijo que el diálogo con Estados Unidos "va bien".

"En 45 días, que se cumplen el día 29 mayo ya se levantará (...) esa acusación y podremos tener, nombrar los embajadores", destacó Castro en alusión al plazo legal que debe cumplirse en Estados Unidos para que el presidente, Barack Obama, pueda eliminar a Cuba de esa nómina.

"Va bien la cosa, desde luego a nuestro ritmo", agregó en alusión al proceso de acercamiento con Estados Unidos, el viejo enemigo de la Guerra Fría, iniciado en diciembre.

La Habana y Washington han celebrado tres reuniones sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas, rotas en 1961, pero Cuba ha exigido ser sacada de la lista negra terrorista de Estados Unidos antes de la reapertura de embajadas.

"Con eso (el nombramiento de embajadores), extendemos relaciones, pero normalizar las relaciones ya es otro tema, (pues para eso) tiene que eliminarse el bloqueo completo (vigente desde 1962) y la base (estadounidense) de Guantánamo debe ser devuelta", declaró Castro a la prensa tras despedir en el aeropuerto de La Habana al presidente francés, François Hollande.

Castro destacó que Washington y La Habana están ahora discutiendo algunos temas pendientes para reabrir las embajadas y mencionó entre ellos las restricciones de movimiento del personal diplomático.

"Le manifesté (...) al presidente (Obama) concretamente, que lo que más me preocupa es que (los diplomáticos estadounidenses) continúen haciendo las cosas ilegales que hacen ahora, o que han estado haciendo hasta ahora", indicó.

Mencionó como ejemplo la capacitación a "periodistas independientes, ya sea en la SINA (Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, que cumple tareas consulares) o en casa de diplomáticos" estadounidenses en Cuba.

"Esas cosas no se pueden hacer. Sencillamente, lo que plantemos es que todos tenemos que ajustarnos a los acuerdos sobre el comportamiento de los diplomáticos en todo el mundo, aprobado en la convención de Viena de 1961", apuntó.

Tras notificar su decisión al Congreso, Obama está a la espera de que se cumpla el plazo legal de 45 días que tiene el legislativo de oponerse a la eliminación de Cuba de la lista terrorista, en la que también figuran Siria, Sudán e Irán.

Reacción de Estados Unidos

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos no trabaja con plazos determinados para anunciar la reapertura de las embajadas recíprocas con Cuba, ya que aún quedan temas por negociar, aseguró este martes un portavoz del Departamento de Estado.

"No tenemos un plazo fijo para esto. Aún estamos en negociaciones (...) y no tenemos ningún anuncio para hacer", aseguró el vocero Jeff Rathke.