Residente en Filipinas narra el drama tras el tifón: aún hay islas donde no se sabe si hay sobrevivientes

Más de una semana después de que el tifón Haiyan dejara miles de muertos tras su paso por Filipinas, la tragedia en el país asiático continúa.

Jessica Herrera es una joven panameña que vivió por siete años en Costa Rica y ahora reside en Manila, Filipinas, debido al trabajo que tiene su padre.

Desde Filipinas ella conversó con AmeliaRueda.com para relatar lo que ha sido vivir de cerca de la catástrofe.

Según Herrera, el problema más grande es que aún hay zonas de las más afectadas, donde no hay acceso y aún no ha sido posible saber si hay sobrevivientes.

Los gimnasios, aeropuertos y restaurantes son parte de los lugares donde se está recolectando y distribuyendo la ayuda. Además de los voluntariados, dijo Jessica.

La joven indicó que de sus conocidos en Filipinas, sólo un amigo mexicano no ha podido contactar para saber cuál es su condición.

Para este sábado el número de muertes llegó a 3.633 y la cifra de heridos asciende los 12.487, informó el Consejo Nacional para la Administración y Reducción del Riesgo de Desastres. Al menos 1.179 personas están desaparecidas.

Filipinas es un país que ha sido golpeado varias veces por este tipo de desastres naturales. No obstante, Haiyan pasará a la historia por ser uno de los peores tifones que golpeó a Filipinas.

No sólo ha dejado miles de pérdidas humanas, sino que cambió el rostro geográfico, social y económico del país.