No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Resistencia hecha escombros: ​tras casi dos años de lucha demuelen la pequeña zapatería Panamá

​Inmueble fue derribado este martes por dueños del lote en donde se encontraba

Escombros y nostalgia donde antes se erguía la dignidad y la lucha. La zapatería Panamá es ahora solo un recuerdo, un espejismo urbano en medio de los rascacielos josefinos.

El inmueble ubicado en un lote baldío en el cantón central de San José (125 metros al noreste de Torre Mercedes, en el cantón central de San José) fue demolido este martes a eso de las 9 a.m. por orden de un juez, quien acudió al sitio acompañado por los dueños del terreno y de la Fuerza Pública, según narran testigos.

La información fue confirmada por la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad: "Acatando una resolución del Juzgado Primero Civil de Menor Cuantía de San José, oficiales de Fuerza Pública de la delegación del distrito Merced llegaron hasta la propiedad indicada, la cual estaba desocupada, para poner en posesión del inmueble a los dueños".

Así terminó la odisea de Carlos Aguilera Jiménez, dueño de la zapatería, quien desde diciembre del 2014 protagonizaba una disputa legal con los propietarios del lote.

En ese diciembre, en medio de los aires navideños, los dueños demolieron todas las estructuras ubicadas en el terreno (locales comerciales y casas de habitación); todas menos una.

Don Carlos interpuso interdictos y recursos de amparo, pues asegura que nunca se le notificó el desalojo; la batalla legal inició y caminó a paso de caracol.

En enero del 2016, AmeliaRueda.com publicó un artículo donde se relató la historia de zapatería Panamá, cuyo primer capítulo inició a escribir el abuelo de don Carlos, hace cinco décadas. "No me daré por vencido", dijo el zapatero al ser entrevistado en esa oportunidad. Él prácticamente vivía en su local de dos metros cuadrados y "blindado" con latas de zinc.

Este medio intentó contactarlo la mañana de este miércoles, pero familiares y allegados nos informaron que se encontraba "mal de salud", mientras que su abogado no respondió las llamadas.

También quisimos tener una declaración de Claudia Carro, representante de Carro S.A., sociedad anónima dueña del terreno de 1.000 metros cuadrados en donde se ubicaba la zapatería, sin embargo, luego de identificarnos como periodistas la persona que atendió el número telefónico de doña Claudia dijo que ella se encontraba fuera del país.

Escombros y nostalgia donde antes se erguía la lucha, ni siquiera hay quien salga a hablar sobre los detalles de la demolición; solo queda el recuerdo, el espejismo urbano (humano) de la lucha de los pequeños contra los gigantes.