Riesgo de sufrir cáncer de colon disminuye con consumo de 30 gramos de fibra al día

#PuraVida​Mantener una digestión adecuada es esencial en términos de prevención

Si no consume arroz o pan integral quizás deba considerarlo.

El riesgo de desarrollar cáncer de colon se reduce consumiendo 30 gramos de fibra todos los días dentro de una alimentación balanceada.

Lo asegura el presidente de la Asociación de Gastroenterólogos de Costa Rica, León De Mezerville, quien agrega que la ingesta diaria de fibra dietética mejora el tránsito intestinal, condición que es esencial en términos de prevención de esta enfermedad.

Para alcanzar esta cuota es preciso consumir 5 porciones de frutas y verduras al día, escoger siempre que sea posible carbohidratos integrales y aumentar la ingesta de semillas y/o frutos secos, precisa la nutricionista Silvia Quesada.

La premura nos lleva a preferir comidas rápidas las cuales son bajas en fibra y esto podría tener un rol importante en la prevalencia de esta enfermedad, manifesta De Mezerville.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Colon que se celebra este martes 31 de marzo, los expertos recuerdan que para reducir el riesgo también es indispensable dejar de fumar y hacerse la colonscopia a partir de los 50 años.

Además sugieren que la detección temprana es vital para aminorar las tasas de mortalidad.

En el 2011, 8 varones y 9 féminas por cada 100.000 costarricenses presentó cáncer de colon; ubicándolo como el quinto tumor más letal en hombres y tercero en mujeres, según datos del Ministerio de Salud.

Por ello, personas con historia de cáncer de colon en su familia, mujeres con antecedentes de cáncer de mama, población afro-caribeña y fumadores de más de un paquete al día, deben realizarse la colonoscopia a partir de los 45 años.

El factor genético es determinante en este tipo de tumor, advierte el especialista.

Este tipo de cáncer se desarrolla porque las células malignas se ubican en la porción intermedia y baja del intestino grueso - lo que se conoce como colon-, lugar donde se almacenan las heces.

Como síntoma de alarma destaca el sangrado rectal cuyas muestras usualmente se confunden con hemorroides o fisuras en el ano.

Siempre que las personas tengan sangre en las heces deben buscar ayuda médica, asevera De Mezerville.

Históricamente, la población masculina de más de 50 años ha sido la más propensa a sufrir de esta enfermedad, sin embargo, las estadísticas de las instituciones de salud pública señalan que la tendencia está cambiando.