Piden suspensión de Rusia de toda competencia de atletismo por uso sistemático de dopaje

EscándaloAgencia Mundial Antidopaje recomienda también la suspensión de por vida de cinco atletas rusos

Atletas rusos top, incluyendo atletas olímpicos y ganadores de prestigiosos eventos como el Maratón de Chicago, han participado durante años en un programa de dopaje sistemático con la complicidad de funcionarios deportivos de Rusia, afirmó este lunes la Agencia Mundial Antidopaje, en su esperado informe sobre el atletismo.

Rusia debe ser suspendida de toda competición, incluidos los Juegos Olímpicos de Rio-2016, mientras no respete el Código Antidopaje, estimó la AMA. El informe dice que los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres fueron "saboteados" por la presencia de atletas dopados y recomienda también la suspensión de por vida de cinco atletas rusos.

Entre las atletas a ser suspendidas de por vida está la actual campeona olímpica de 800 metros, Maryia Savinova.

El informe de la comisión independiente creada por la AMA, presidido por el canadiense Dick Pound, se concentra únicamente en Rusia y el atletismo, pero el "dopaje organizado" puede concernir a otros países y deportes, estima el informe, que añade que estos comportamientos "no habrían podido existir" sin el consentimiento del gobierno ruso.

Debe ser ahora la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) la que apruebe la medida solicitada por la AMA, lo que supondrá la prohibición a los atletas rusos de participar en las grandes competiciones internacionales y los dejará fuera de los próximos Juegos Olímpicos de Río.

La AMA "no tiene el derecho de suspender" a Rusia, contestó poco después el ministro ruso de Deportes, Vitaly Moutko, mientras que la agencia rusa antidopaje calificó las acusaciones de "infundadas", pero pese a las protestas rusas, la IAAF anunció que lanzará el proceso de aplicación de las sanciones pedidas por la AMA.

Si el documento es implacable con Rusia y su atletismo, la AMA precisa que el "dopaje organizado" concierne a otros países y deportes, aunque ese no era el objetivo oficial del informe.

Como muestra de la amplitud del escándalo, Interpol anunció que iba a coordinar una investigación mundial sobre el dopaje, pilotada por Francia. Una operación con un nombre particularmente evocador: "Augias", como las escuderías que tuvo que limpiar Hércules en la mitología.

Este anuncio llegó coincidiendo con la publicación del informe de la AMA, que simultáneamente fue objeto de una rueda de prensa en Ginebra.

"Declaraciones de testigos y diversas pruebas han puesto la luz sobre el papel de atletas, entrenadores, médicos, dirigentes y agencias deportivas para suministrar de forma sistemática a los atletas rusos productos dopantes para alcanzar el principal objetivo de Estad: producir ganadores", reza el informe.

El texto, extremadamente preciso y totalmente implacable con el conjunto del mundo deportivo ruso, describe "una cultura profundamente enraizada en la trampa".

"La investigación muestra que la aceptación de la trampa a todos los niveles era extendida y de hace tiempo", añade el texto, acusando en primer lugar a los entrenadores "que ellos mismos fueron antes atletas y que trabajaban en relación con el personal médico. Esta mentalidad de victoria a cualquier precio fue después transmitida a los atletas actuales".

La publicación de este informe explosivo llega pocos días después de la inculpación del presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), el senegalés Lamine Diack, por la justicia francesa, sospechoso de haber recibido dinero para encubrir prácticas dopantes, principalmente en Rusia.

Todo nació de los reportajes realizados por la cadena alemana ARD en diciembre de 2014 y en agosto de 2015, con testimonios de antiguos dopados. Rápidamente, la AMA creó su comisión de investigación independiente con el fin analizar estas alegaciones.

Paralelamente, la justicia francesa se hizo con el caso desde hace varias semanas, con registros e interrogatorios que desembocaron la semana pasada en tres inculpaciones. La primera, la más explosiva, fue la de Diack (82 años), presidente de la IAAF hasta agosto pasado, por corrupción pasiva y blanqueo.