No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Sala IV concluye que no hay certeza de que Mario Barrenechea se fracturó costillas en celdas del OIJ

​Sin embargo, los magistrados ordenan a la Policía Judicial acondicionar celdas con barras para facilitar movilidad de adultos mayores

La Sala Constitucional concluyó que no hay certeza de que el gerente general suspendido del Banco de Costa Rica (BCR), Mario Barrenechea, se fracturó las costillas cuando se estaba bañando en una de las celdas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Así lo determinaron los magistrados constitucionales al resolver el viernes anterior un recurso de hábeas corpus que interpuso Barrenechea el 24 de noviembre del año pasado, en el cual alegaba que ante la falta de condiciones para la movilidad de adultos mayores sufrió la caída.

Por unanimidad, los altos jueces declararon el parcialmente con lugar, pues a pesar de que no se pudo comprobar que Barrenechea se fracturó las costillas en las celdas del OIJ, ordenaron a la Policía Judicial a tomar las medidas necesarias para que en un plazo de seis meses acondicionen las celdas con barras para facilitar movilidad de adultos mayores.

"Se ordena a Adrián Barquero Monge, en su condición de Jefe Administrativo de la Sección de Cárceles y a Ericka Alfaro Chinchilla, en su condición de Administradora Regional, ambos del II Circuito Judicial de San José, que tomen las medidas necesarias y giren las órdenes que estén dentro del ámbito de sus competencia, para que dentro del plazo seis meses, se acondicione la celda respectiva con los aditamentos de apoyo para personas adultas mayores o con discapacidad", dice el fallo de la Sala.

Para llegar a dicha conclusión, la Sala tomó en cuenta el criterio de la Medicatura Forense.

Caída previo a audiencia

Según alegó Barrenechea, la caída la sufrió en las celdas del OIJ de Goicoechea el 14 de noviembre, previo a una audiencia de apelación a medida de prisión preventiva que le impuso el Juzgado Penal de San José tras detenerlo a él, cinco miembros de la alta gerencia del BCR y el empresario Juan Carlos Bolaños, importador del cemento chino.

Todos ellos fueron capturados por agentes judiciales el 3 de noviembre y se les investiga por supuestamente otorgar de forma irregular una línea de crédito a Bolaños por $30 millones para la importación de cemento.

Al día de hoy, solo Barrenechea y Bolaños permanecen en prisión preventiva, pues el Tribunal Penal de Goicoechea prorrogó la medida cautelar hasta agosto.

Al gerente bancarios se le investiga por el delito de peculado, por presuntamente facilitar la sustracción de dineros públicos.

La Sala Constitucional le ha rechazado otros dos recurso a Barrenechea, los cuales pretendían que ordenaran otorgarle arresto domiciliar debido a problemas de salud.