Sala IV discrimina a católicos que quieran ocupar cargos públicos, afirman constitucionalistas

análisisAbogados consideran que los magistrados no hicieron una interpretación de la norma de acuerdo con la realidad nacional actual

La resolución de la Sala Constitucional que afirma que solo religiosos católicos no pueden ocupar cargos de ministros de Estado de acuerdo con la Constitución Política, es discriminatoria, de acuerdo con tres abogados constitucionalistas que participaron la mañana de este jueves en el programa Nuestra Voz.

abogado constitucionalista, enrique rojas

Pare el constitucionalista Enrique Rojas, se está discriminando a todos los católicos del país ya que solo un clérigo de esta religión no podría ocupar en el futuro ningún cargo ministerial, de acuerdo con el voto de los magistrados de la Sala Constitucional quienes interpretaron el artículo 142, inciso 3 de la Constitución Política.

Los magistrados determinaron "que la prohibición se aplica, exclusivamente, a la religión católica, apostólica y romana, por razones histórico-constitucionales".

Al artículo 142 de la constitución dice que "para ser ministro se requiere: ser ciudadano en ejercicio, ser costarricense por nacimiento, o por naturalización con diez años de residencia en el país, ser del estado seglar, haber cumplido los 25 años de edad".

Los especialistas en derecho constitucional, Fabián Volio, Enrique Rojas y Jaime Ordóñez, consideraron que la resolución de la Sala Constitucional es abusiva y discriminatoria contra los católicos del clérigo (sacerdotes, obispos y demás) que quieran optar por un puesto como ministros en el futuro.

Según Ordóñez, es una "pésima resolución" de la Sala IV ya los magistrados no interpretaron que la norma es muy antigua, por lo que se debió analizar en el marco de la coyuntura política y social que atraviesa el país en este momento.

abogado constitucionalista, jaime ordóñez

El presidente de la Sala Constitucional, Gilbert Armijo, afirmó que el fallo es polémico y que puede generar comentarios y críticas, pero que si alguna persona siente que la sentencia lesiona sus intereses personales puede acudir a la Corte Interamericana de Derecho Humanos para pedir que se revise el voto, como ocurrió con la Fecundación In Vitro.