Salud valora restringir cantidad de sodio en alimentos producidos en el país

consumo​Alimentos con mayor contenido del mineral son la sal, condimentos, salsas y embutidos

El Ministerio de Salud valora restringir la cantidad de sodio que pueden contener los productos alimenticios que se producen en el país, con el fin de reducir su consumo en la población costarricense.

Las autoridades de esta cartera se encuentran actualmente en conversaciones con representantes de la industria alimentaria para que voluntariamente disminuyan el uso del sodio.

COORDINADORA DE ESTRATEGIA DE ABORDAJE DE ENFERMEDADES CRÓNICAS Y OBESIDAD, MARGARITA CLARAMUNT

La coordinadora de la Estrategia Nacional de Abordaje Integral de las Enfermedades Crónicas no Transmisibles y la Obesidad de Salud, Margarita Claramunt, comentó que los empresarios han mostrado apertura, sin embargo, los cambios en los niveles de sal conllevan a modificaciones en el sabor y textura de algunos productos, por lo que en alguna etapa podría haber resistencia.

Aunque no existe un plazo para establecer la normativa la meta es avanzar de forma voluntaria lo más que se pueda, antes de emitir restricciones de forma legal.

Según la encuesta de Encuesta de Ingresos y Gastos 2004-2005 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el consumo diario de sodio en los hogares es de 3,6 gramos por persona (el equivalente a 9 gramos de sal) para una dieta de 2 mil calorías.

Esta cantidad es 1,8 veces más que la recomendación de los organismos internacionales de salud, por lo que la Estrategia Nacional tiene como meta reducir en un 15 por ciento la ingesta diaria promedio de sal en la población para el 2021.

COORDINADORA DE ESTRATEGIA DE ABORDAJE DE ENFERMEDADES CRÓNICAS Y OBESIDAD, MARGARITA CLARAMUNT

Claramunt detalló que los alimentos que más aportan sodio a la dieta del costarricense son los condimentos, salsa inglesa y productos procesados como en el caso de los embutidos.

La sal aporta el 64 por ciento de consumo diario del mineral, por lo que bajar su ingesta también implica cambios en los hábitos alimenticios de los consumidores.

Para cumplir con la meta planteada en la estrategia, el Ministerio de Salud y el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) lanzaron en el 2011 el Plan Nacional para la Reducción del Consumo de Sal/Sodio en la Población de Costa Rica 2011-2021.

Este documento plantea llegar progresivamente a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de consumir 5 gramos de sal o 2 gramos de sodio por día.

Una dieta con alta presencia de sodio está asociada con el riesgo de padecer hipertensión arterial, problemas renales, favorece el sobrepeso y obesidad, contribuye al desarrollo de algunos tumores como el de estómago y dificulta la función del aparato respiratorio.