Salvadoreño monseñor Romero será canonizado este domingo en Roma

Ceremonia En​ 2015, el pontífice lo nombró mártir de la Iglesia y lo declaró beato, paso previo a ser nombrado santo

Este domingo en Roma será canonizado el salvadoreño, monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien murió el 24 de marzo de 1980 luego de recibir un disparo cuando realizaba una misa.

Reconocido por su lucha en defensa de los pobres, los derechos humanos y su oposición a la dictadura militar de extrema derecha en El Salvador, Romero será proclamado santo por el papa Francisco en una ceremonia en el Vaticano.

En 2015, el pontífice lo nombró mártir de la Iglesia, al haber sido asesinado por "odio de la fe" y lo declaró beato, paso previo a la canonización.

Lea: Papa canoniza al arzobispo salvadoreño Romero, defensor de la justicia social.

Este miércoles cientos de salvadoreños se manifestaron para demandar "juicio y castigo" contra los involucrados en el asesinato de monseñor.

Con retratos de Romero y pancartas en las que se podía leer "Marcha por la justicia. Demandamos pronto juicio a los asesinos de monseñor Romero", los manifestantes marcharon desde la plaza Salvador del Mundo, en el oeste de la capital, hasta los tribunales de justicia, en el centro.

"Lo que queremos es juicio y castigo para los asesinos de monseñor", dijo a AFP Gloria Alfaro, de 56 años, quien sostenía una pequeña pancarta que consignaba: "D´Abuisson te mató y el pueblo de inmortalizó".

Su mensaje aludía al fallecido militar retirado Roberto D'Abuisson, fundador de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), quien fue señalado por un informe de la ONU como responsable intelectual del asesinato de Romero.

Según la iglesia Católica salvadoreña entre la delegación aproximadamente 7 mil compatriotas estarán presentes en la misa donde Romero será canonizado.

El cardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez, afirmó que unas 5 mil personas viajarán desde El Salvador, y otros 2 mil lo harán desde otras naciones.

"Tener a un santo es la más grande bendición del cielo, reconociéndole el mundo entero como un hombre santo", sostuvo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas.