Santos promete fin a servicio militar, mientras que FARC pide cambio de doctrina en Colombia

A menos de dos semanas de la segunda vuelta de las elecciones en Colombia, el presidente Juan Manuel Santos anunció que si logra la paz con las FARC eliminará el servicio militar obligatorio, mientras desde Cuba la guerrilla pidió un cambio en la doctrina castrense.

El rol de los militares en Colombia, un país que vive un conflicto interno desde hace 50 años y donde el 0,1% de los habitantes se desempeña en alguna rama de las fuerzas del orden, se encuentra en el centro del debate electoral, a las puertas de una segunda ronda que presenta un empate técnico.

Santos, un centroderechista de 62 años, busca la reelección con el objetivo de sellar los diálogos de paz que impulsa desde 2012 con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas).

"Apenas finalice el conflicto se acaba el servicio militar obligatorio", dijo Santos este miércoles en una entrevista con la cadena Blu Radio.

Santos defiende un fin negociado al conflicto con la guerrilla más antigua de América Latina, que tiene entre 7.000 y 8.000 combatientes, mientras que su oponente Oscar Iván Zuluaga basa su discurso de campaña en su oposición al diálogo, aunque matizó su postura tras la primera vuelta, en la que obtuvo 29,3% de los votos frente al 25,7% del mandatario.

Zuluaga respondió a la propuesta de Santos asegurando que "el servicio militar obligatorio debe irse desmontando gradualmente ¿Buscando qué? La mayor profesionalización de nuestras fuerzas militares".

Durante un acto en la ciudad de Cali (oeste) el miércoles, el opositor planteó también que "el servicio social obligatorio de todos los bachilleres" podría ser una buena alternativa al servicio militar.

Mientras tanto, el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), principal crítico del diálogo con la guerrilla y padrino de Zuluaga, escribió en su cuenta de Twitter: "Santos nunca propuso desmontar el servicio militar, ahora lo propone por orden de FARC".

Poco antes, la guerrilla había exigido desde La Habana "un cambio de la doctrina militar y de seguridad y de defensa" que, afirmó, es de "factura norteamericana".

"En la mesa (de diálogo) no estamos pidiendo la cabeza de los generales, estamos exigiendo que se cambie la doctrina militar que tienen en la cabeza los generales", dijo a la prensa Andrés París, uno de los delegados de las FARC en las negociaciones de paz con el gobierno.