Saprissa se mete medio campeonato a la bolsa

#BajoRendimiento​Saprissa golea al Herediano en el partido de ida de la final y se echa medio campeonato a la bolsa.

Deportivo Saprissa 4 - Club Sport Herediano 2

Goles: Heiner Mora (3”), Ariel Rodríguez (11”), Yendrick Ruiz (28”), Juan Bustos Golobio (49”), Yendrick Ruiz (66”), Daniel Colindres (94”)

Nadie esperará, viendo un marcador de 4-2, que se diga que fue un partido parejo. Porque no lo fue. En el primer partido de la final, el Deportivo Saprissa fue superior al Club Sport Herediano y con un marcador difícil de voltear se echó medio campeonato a la bolsa. Lo que sería, para ser precisos, el bicampeonato de los muchachos de Tibás.

Jafet Soto llegó a al Ricardo Saprissa con lo que él suponía dos ases bajo la manga, dos cambios inesperados en su alineación: Leonel Moreira en el arco y Josimar Arias en la media cancha. Moreira ayudó en los primeros dos goles del Saprissa y Josimar, invisible en la cancha, salió de cambio en el 53”, demasiado tarde. Ni Moreira ni Josimar venían jugando regularmente.

En el otro lado, los de casa, apostaron por una alineación que respondía a los mejores últimos partidos del Saprissa. Y funcionó a la perefección.

Si todo esto parece muy subjetivo, tomen esto: al minuto tres, después de un tiro de esquina de Deyver Vega, el arquero rojiamarillo intenta cubrir detrás de Heiner Mora que la coloca de cabeza detrás de la línea de gol.

Pocos minutos después, con el Ricardo Saprissa en llamas, Moreria vuelva a jugar mal un balón en área pequeña y después de rebotes atolondrados, Ariel Rodríguez logra hincar de nuevo a los florenses. Era el minuto 11 y Saprissa hacía temblar Tibás y alrededores.

Saprissa controlaba todo, media ancha, salidas y, obviamente, esas tribunas que no pararon de cantar en los 90 minutos, algo que sólo se escucha en “la cueva del mostro”.

El Herediano la tenía difícil, desarmado en 11 minutos y tuvo problemas para intentar poner la cancha pareja. Núñez es un jugador que funciona si tiene el balón en los pies y esta no fue esa noche. Al minuto 20 los rojiamarillos no sabían lo que era llegar al arco morado.

Verny Scott, caído en el área, recibió una pelota que supo servir en bandeja a Ruiz y el Herediano descontó. Era el minuto 28. En adelante se equilibraron los sucesos. Pero no por mucho tiempo.

La segunda mitad hizo reaccionar a Jafet Soto, Aceptar que Josimar fue un error, y lo cambió por Sánchez que ya entró a un partido complicado. Después de unos primeros minutos de ataque florense, Saprissa volvió a anotar y ya se empezó a escribir en piedra el destino del partido.

Fue Golobio al 49”, definiendo un pase de Smith desde la derecha. Los morados fueron más en lo que quedó de un partido intenso y disputado pero con un dueño indiscutible.

Vino un penal para Heredia que definió con lo que parecía una resurrección de los florenses. Que no fue tal. Los locales se mantuvieron compactos atrás y amenazantes adelante. Jafet se quedó sij cambios tratando de enmendar lo que ya era irremediable. Mientras que Jeaustin Campos tuvo variantes hasta para hacer tiempo.

Parecía un 3-2 para los incautos. Pero venía la Saprihora. Colindres selló el marcador en 4 a 2 en tiempo de descuento y con eso le puso mucha luz a los 90 minutos que les quedan disputar en el Rosabal Cordero el próximo sábado.