Hay que perder el miedo a los paneles solares, afirman creadores de calculadora digital que promueve su uso

RENTABILIDADSe busca educar a la gente y establecer una nueva forma de aprendizaje, aseguran desarrolladores de herramienta digital

Para aprovechar la energía del sol es necesario que los ciudadanos "se arriesguen" y "pierdan el miedo" a los paneles solares.

Esto piensan representantes de entidades a cargo de una herramienta digital que permite estimar la inversión y el ahorro para instalar estos dispositivos en casas y empresas del país, presentada el jueves anterior a la ciudadanía.

BAC Calculadora Solar permite acceder a una base de datos de radiación solar para evaluar la rentabilidad de utilizar estos equipos en cualquier parte del país, la cantidad y su costo para viviendas o empresas.

El jefe de Banca para el Desarrollo de la Gerencia de Pymes del BAC, Irving Calvo, fue uno de los creadores de la herramienta. Considera que las personas y las empresas le deben perder el miedo a utilizar esta tecnología.

“El objetivo de la aplicación es educar a la gente, y queríamos establecer una forma de aprendizaje para que la población se arriesgue, le pierda el temor a utilizar paneles solares por medio de la educación, con estos se abren nuevas oportunidades para las empresas y las familias”, indicó Calvo.

El desarrollador señaló que la herramienta se pensó con tres objetivos: ayudar al consumidor final a perder el miedo a invertir en energía solar, ayudar a los proveedores para que tengan una herramienta en donde rápidamente se haga un análisis para los interesados, y para que el BAC también pueda ofrece financiamiento más ágil y mejorar los tiempos de respuesta.

“Hicimos estudios y determinamos que las Pymes son a las que más les interesa este tipo de energía, porque les brinda beneficios en ahorros, mejoras en el rendimiento y la productividad. Generalmente las empresas de servicios empiezan con medidas de eficiencia energética como cambiar la iluminación a LED, o imponer prácticas con el uso del aire acondicionado”, manifestó Calvo.

De acuerdo con los expertos un panel solar tiene una vida útil que supera los 15 años, permite en un corto plazo el ahorro de costos y brinda la satisfacción de contribuir con el medio ambiente.

El gerente de responsabilidad social corporativa de BAC, Luis Mastroeni, indicó que la calculadora solar cuenta con el respaldo de muchas entidades como el MINAE, la UCR y la Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo GIZ para un éxito en su operación.

“Debemos aprovechar la energía solar que tenemos en Costa Rica porque somos privilegiados y no hay excusas para no aprovechar una herramienta que permite establecer los procesos e incluso definir un financiamiento para adquirir los paneles solares”.

Según la calculadora solar, en una residencia promedio de cinco personas donde se gastan 600 kilowatts hora por mes, se requeriría la instalación de siete paneles en 19 metros cuadrados.

El préstamo aproximado de ¢2.838.000 para financiar los paneles se pagaría en cuotas mensuales de ¢23.650 y se recuperaría en 84 meses.

“Para las Pymes tenemos la opción de Banca para el Desarrollo, con un plazo de 10 años y utilizando como referencia la Tasa Básica Pasiva, para las no PYMES, hay plazos de 7 años en dólares, con la tasa Libor más 6 por ciento”, indicó Mastroeni.

En el caso de las viviendas, el gerente de responsabilidad social del BAC explicó que por lo general los paneles no se financian porque el costo no es alto, y en dado caso se puede tomar un crédito personal.

Mastroeni explicó que en los próximos dos meses ofrecerán un “crédito verde” para atender a las familias interesadas.

Idea

La iniciativa de la idea de la calculadora solar surgió de un proyecto de graduación que realizó Irving Calvo, en el curso de Administración de la Energía que ofrece la Cámara de Industrias de Costa Rica.

“Me uní Max Fernández de GIZ, y nos dimos cuenta que el MINAE y la Fundación Crusa iban también por eso linea, y nos sumamos en una alianza público-privada para crear la aplicación que todo el mundo pueda utilizar, y de ahí el resultado”, afirmó Calvo.

La Escuela de Ingeniería Eléctrica de la UCR fue la encargada de crear el “motor de cálculo” con base a una tecnología que utiliza el Instituto de Energías Renovables de los Estados Unidos.