No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¿Se encamina Costa Rica a una quiebra como Grecia?, un experto responde

Economista Gerardo Corrales realizó un análisis de debacle de esa nación europea

La debacle económica de Grecia es objeto de estudio por organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, al tiempo que es utilizada en comparaciones con la situación que atraviesa Costa Rica por su proximidad al abismo ante la falta de acciones en materia tributaria y de gasto.

Sin embargo, ¿es posible que existan coincidencias entre ambos países? El economista y exgerente general del BAC Credomatic, Gerardo Corrales Brenes, realizó en el programa Nuestra Voz, a petición de la periodista Amelia Rueda, un análisis del escenario en el que se encontraba la nación europea antes y durante la crisis, poniéndole al lado la realidad nacional.

El especialista indicó que las causas de la crisis griega tiene sus cimientos en tres aspectos: que el país "se acostumbró a vivir de prestado", con deudas tanto internas como externas a lo largo de varias administraciones que trasladaban el ajuste fiscal a las futuras generaciones; los altos índices de corrupción en las esferas públicas y privadas; el excesivo gasto público; la errónea contabilidad nacional de las finanzas públicas; y los altos niveles de endeudamiento de familias y empresas que llevaron a los bancos a prestar por encima de la capacidad de pago.

La desconfianza se registrada en los inversores locales y extranjeros del momento, así como el impacto en la producción generado por la recesión económica mundial de 2008, terminaron por transformar al país en ser el primero en la historia de tipo desarrollado que recibía una calificación de "bonos chatarra", que detonó una pérdida de la colocación de deuda soberana, según Corrales.

Ello indudablemente condujo a un plan rescate con fuertes subidas de impuestos que no contempló estímulos económicos para el sector privado, generando efectos negativos nuevamente en la producción acompañado de un círculo vicioso de recaudación cada vez menor; lo que ameritó un nuevo plan con austeridad absoluta que logró una escalada en las calificaciones financieras de B+ (una más que Costa Rica en la actualidad) y un déficit que se convirtió en un superávit del tres por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Escuche a continuación el análisis completo del economista Gerardo Corrales:

Crédito de fotografía: GED Project.