Seat en España habría equipado 500 mil carros con motores fraudulentos de Volkswagen

InvestigaciónDistribuidor vendió 378.586 vehículos en 2014 y cerca de 2 millones, gasolina y diésel, en los últimos seis años.

La marca automovilística española Seat, filial del grupo alemán Volkswagen, montó motores trucados en más de 500.000 coches fabricados en España, afirmó este jueves el rotativo El País.

"La filial española del consorcio alemán montó más de medio millón de esos propulsores en sus vehículos desde 2009", según el diario español, que cita fuentes cercanas a la empresa.

Seat ha equipado también los motores EA189 del Grupo Volkswagen en algunos de sus vehículos", reconoció un portavoz contactado por la AFP, sin querer dar cifras.

La marca española vendió 378.586 vehículos en 2014 y cerca de 2 millones, gasolina y diésel, en los últimos seis años, según cálculos de El País.

Volkswagen, que tiene 12 marcas de coches y camiones, admitió haber colocado un programa en los motores diésel de tipo EA189 en unos once millones de vehículos en todo el mundo, para falsear las pruebas anticontaminación.

La marca automovilística española aseguró que "todos los vehículos nuevos vendidos por Seat en la Unión Europea equipados con los motores EU 6 cumplen, sin excepción, los requisitos legales y las normas medioambientales", especialmente la norma anticontaminación Euro 6 que entró en vigor el primero de septiembre.

Volkswagen tiene en España factorías en Cataluña (noreste) y Navarra (norte), donde fabrica los modelos de su marca Seat, que compró en los años 1980, pero también de su propia marca y de Audi.

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, exigió en declaraciones a Catalunya Radio que la dirección de la marca precise "cuántos coches que hemos fabricado aquí se han montado con ese motor fraudulento", fabricado en otras factorías del grupo Volkswagen.

Expresó también su preocupación por una eventual revisión de los 3.300 millones de euros en inversiones en tres años prometidos para la factoría de Martorell, en Cataluña.

El escándalo, que estalló el viernes en Estados Unidos, llevó el miércoles al presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, a presentar su dimisión.