No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Seis de cada 10 emergencias atendidas por la CCSS en 2017 no eran urgentes

Caja aplica sistema de categorización por colores para atender casos dependiendo de la complicación del paciente

Seis de cada 10 casos que en 2017 llegaron a emergencias de un hospital de la Caja no eran urgencias, según datos de la institución.

El año anterior 5.704.803 pacientes se presentaron a este servicio, pero de ellos solamente 2.403.897 necesitaban verdaderamente ser atendidas de emergencia, mientras las demás pudieron haber optado por atenderse en la consulta tradicional para no saturar los servicios, informó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

"Si tienen una clínica cerca que abre las 24 horas, lo ideal es que vayan a esas de primero y ellos lo referirán a los hospitales nacionales si requieren de una mayor atención", comentó la doctora Adriana Yock, emergencióloga del Hospital Nacional de Niños.

Para los pacientes que llegan a los hospitales, la Caja implementó un sistema de categorización en el servicio de emergencias que desde este 2018 comenzó a regir en todos los hospitales del país para atender de mejor forma a los pacientes.

Hospital San Rafael de Alajuela, Enrique Baltodano de Liberia, Tomas Casas, Úpala, San Francisco de Asís y Carlos Luis Valverde Vega de San Ramón fueron los últimos que acabaron de implementar este programa a partir de este año. En los restantes ya se venía aplicando desde 2017. El plan se denomina Sistema de Clasificación de Pacientes (CTAS).

El mismo consiste en la clasificación de las personas que se presentan de acuerdo con un color que va desde el blanco para una persona que no tiene su vida en peligro y puede esperar más, al azul que significa que debe ser atendida inmediatamente.

"El sistema de clasificación nos ayuda a agilizar la atención del paciente que se encuentra críticamente enfermo y ya lo terminamos de implementar en los cinco o seis hospitales que nos faltaban. Por ejemplo un paciente con un accidente de tránsito será atendido antes que alguien que venga con un cuadro febril de un día de evolución", afirmó Yock.

Además del problema que sufre la persona serán evaluados otros aspectos como los signos vitales y el historial clínico.

El objetivo principal es educar a los pacientes para que entienda que no se atienda por orden de llegada sino por categoría de la emergencia, dijo la gerente médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla.

Una persona que sufre un infarto, un paro respiratorio, que se encuentra convulsionando o en shock debe ser atendida inmediatamente, pues se encuentra en categoría 1 o color azul.

Este sistema que está aplicando la Caja es canadiense y para ello ha debido capacitar al personal, al igual que aumentar la cantidad de emergenciólogos en diversos centros de salud. La inversión asciende a ¢358.549 millones este 2018.