Sembrar árboles en cenizas de seres queridos: una técnica que trata de abrirse espacio en el país

novedad​”Árbol de Vida” es una nueva opción para despedir a los seres queridos

Sembrar una semilla en las cenizas de algún ser querido para que luego se convierta en un árbol es una novedosa técnica que busca abrirse espacio en el país.

Se trata de un nuevo concepto para "despedir" a los seres queridos que fallecen llamado "Árboles de Vida".

Las cenizas se introducen en urna biodegradable (hecha a mano, única y artesanal) elaborada con un material que se disuelve en minutos en la tierra, guarda las cenizas y al mismo tiempo soporta el mini arbusto, una especie que se llama Pingo de Oro, la cual crece entre 60 y 70 centímetros.

Actualmente, este servicio solo lo ofrecen en la funeraria Camposanto La Piedad, en Escazú, y el pasado 11 de agosto fue sembrado el primer "árbol de vida": una señora de 60 años.

Esta técnica es darle "vida a la vida", comentó la jefa de Mercadeo de la funeraria, Gloriana Carvajal.

jefe de mercadeo de la piedad, gloriana carvajal

Carvajal explicó que la siembra se hace mediante una tecnología israelita, que consiste en colocar en las plantas una especie de levadura que mantiene hidratada la planta. Asimismo, se cuenta con la asesoría del Inbio.

Carvajal dijo que se se recomienda que el "Árbol de Vida" sea planteado en los verdes campos de la funeraria y no en la casa.


JEFE DE MERCADEO DE LA PIEDAD, GLORIANA CARVAJAL

El costo de este tipo de técnica tiene un valor de entre ¢2.700.000 y ¢3.000.000, añadió Carvajal.

Una de las ventajas del Pingo de Oro es que permanece verde durante todo el año. Su flor es pequeña y de color morada, blanca o crema, añadió Carvajal.