Senador republicano de origen latino lanza candidatura a la Presidencia de EE.UU.

EleccionesRubio dijo que buscará la presidencia como un candidato de la nueva generación.

El joven senador de origen hispano Marco Rubio lanzó este lunes su candidatura a la Casa Blanca, ampliando las opciones republicanas para las presidenciales de 2016, mientras los demócratas ya tienen en Hillary Clinton a su favorita.

Hijo de inmigrantes cubanos de 43 años, el conservador Rubio anunció en Miami que buscará reemplazar en la Casa Blanca a Barack Obama, convirtiéndose así en el tercer postulante de envergadura del Partido Republicano, cuando aún faltan nueve meses para que rueden las primarias.

"Los tiempos han llegado para que nuestra generación abra la vía hacia un nuevo siglo estadounidense", dijo Rubio en su discurso frente a unas 1.000 seguidores en la simbólica Torre de la Libertad en Miami, edificio donde los refugiados que huían del régimen de Fidel Castro fueron procesados entre 1962 y 1974.

De ser electo, Rubio se convertiría en el primer presidente de origen latino de Estados Unidos.



Durante su discurso, en el que dijo alguna frase en español, idioma que habla fluidamente, insistió en que pertenece a una nueva generación de políticos, en una clara crítica a sus principales rivales, la exsecretaria de Estado demócrata Hillary Clinton y su exmentor republicano Jeb Bush.

"He escuchado que algunos sugieren que debo hacerme a un lado y esperar mi turno, pero no puedo, porque creo que nuestra identidad como nación excepcional está en peligro, y yo puedo cambiar las cosas como presidente", dijo Rubio, quien al final del acto fue acompañado en la tarima por su esposa y cuatro hijos.

Rubio hizo varias menciones a sus padres, un mesero y una mucama cubanos que abandonaron la isla en la década de 1960 para escapar de la pobreza. Cuba es uno de los temas estrella del senador, que defiende el aislamiento de la isla de régimen comunista y rechaza el acercamiento iniciado en diciembre por Obama.

"Me encanta que es un estadounidense promedio, un candidato que no es el favorito, pero apasionado por este país", dijo a la AFP Kelly Steele, una activista republicana que escuchó el discurso vestida con una camiseta con los colores de la bandera de Estados Unidos y las palabras "Marco Rubio presidente".

Senador desde 2010 cuando logró contra todo pronóstico el escaño sobre la ola del movimiento ultraconservador Tea Party, Rubio tuvo un ascenso meteórico en la política de Florida, lo que le llevó a ser admirado por sectores del Partido Republicano que le auguran un futuro brillante.

No obstante, Rubio sufrió un golpe en 2013 cuando una iniciativa de reforma migratoria que impulsaba junto a otros senadores, que habría conducido a la regularización de millones de indocumentados, se hundió frente a la oposición de sus propios copartidarios republicanos en el Congreso.

Sus posturas intervencionistas en política exterior también han chocado con el ala aislacionista de los republicanos.