Separatistas prorrusos matan a 17 soldados ucranianos antes de cruciales elecciones

Separatistas prorrusos mataron este jueves a 17 soldados ucranianos en el este de ese país, en los ataques más mortíferos desde que el gobierno interino ucraniano lanzó una operación contra los que llama "terroristas", en zonas rusohablantes de Ucrania.

Estos ataques también dejaron unos 20 heridos, en las regiones de Lugansk y Donetsk, tres días antes de la celebración de las elecciones presidenciales consideradas cruciales para superar la crisis que sacude al país.

Además, insurgentes armados prorrusos ocuparon cuatro minas de carbón en la región separatista de Lugansk.

Mientras la OTAN afirmó que hubo movimientos de tropas rusas que podrían "sugerir" una retirada parcial de la frontera con Ucrania, Moscú anunció que cuatro convoyes ferroviarios transportaron blindados y armamentos desde la zona fronteriza hasta sus cuarteles y que 15 aviones hicieron lo propio con soldados que estaban desplegados cerca de Ucrania.

El Ministerio de Salud anunció que 16 soldados murieron en los enfrentamientos cerca de Volnovaha, en la región de Donetsk.

En otro ataque, cerca de Rubizhne, en la región de Lugansk, un soldado murió y dos resultaron heridos cuando los "terroristas" abrieron fuego contra un convoy militar, declaró Bogdan Senk, portavoz del Ministerio de Defensa.

El ejército lanzó el 13 de abril anterior una operación militar para retomar el control de las regiones de Lugansk y de Donetsk, en gran parte bajo control de los separatistas, que han proclamado su soberanía tras celebrar referendos de independencia.