Sexualidad "insegura" y precoz no aumentó en adolescentes vacunadas contra Papiloma pese a menor riesgo, sugiere estudio

#PuraVida​Estudio estadounidense analizó 207.000 casos

Pese a la existencia de un menor riesgo, la sexualidad "insegura" y precoz no aumentó en adolescentes vacunadas contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) ni elevó las tasas de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) en esta población.

Así lo sugiere un estudio que realizó un grupo de científicos de la Universidad de California del Sur en conjunto con la Universidad de Harvard y el cual fue financiado por National Institutes of Health (NIH).

El hallazgo sirve para alejar el temor de los padres de que esta vacuna es un llamado al sexo inseguro, acotó el ginecólogo del Hospital San Juan de Dios, Kenneth Loáiciga, quién detalló que la respuesta a anticuerpos va a ser mucho más alta en niños que en adultos, por ello, la importancia de la inyección temprana.

Ginecólogo y oncólogo del hsjd, Kenneth loáiciga

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista de la Asociación Médica Estadounidense JAMA, se llevó a cabo entre el 2005 y el 2010.

Los científicos analizaron los datos de 21.000 adolescentes mujeres vacunadas y 186.000 sin vacunar, en edades comprendidas entre los 12 y 18 años.

Por 5 años, los científicos midieron trimestralmente la tasa de enfermedades de transmisión sexual, antes y después de la vacuna. Al término del estudio, concluyeron que la incidencia aumentó en ambos grupos al mismo ritmo y permaneció casi idéntica a medida que las niñas iban creciendo.

El comportamiento sexual de las adolescentes vacunadas no se modificó a causa de la inyección, aseguró el co-autor principal del estudio e investigador de la Universidad de California del Sur, Seth Seabury.

Loáiciga recordó que esta vacuna es muy importante para las mujeres ya que son la más afectadas por el VPH en términos de cáncer del cuello del útero; lo ideal es aplicar a inyección a partir de los 9 años, advirtió el experto.

En Costa Rica, se diagnostican alrededor de 400 casos nuevos de cáncer cérvicouterino cada año, según datos de la Caja Costarricense del Seguro Social, cuya mortalidad es del 50 por ciento.

En Centroamérica, una mujer muere cada hora por esta enfermedad, concluyó Loáiciga.

ginecólogo y oncólogo, kenneth loáiciga