"Si vienen a mi casa, no les cobro por aprender a hacer quijongos", dice ganador del Premio de Cultura Popular

músico​Guadamuz aprendió a tocar este instrumento cuando tenía 14 años

"Si vienen aquí a mi casa, yo no les cobro nada por aprender a hacer quijongos".

Con esta frase y sin bromear reaccionó Eulalio Guadamuz Guadamuz, un guanacasteco que el mes pasado cumplió 89 años, al enterarse de que había ganado el Premio Nacional de Cultura Popular Tradicional 2014.

Don Eulalio nació en Liberia en diciembre de 1925. Recibió la noticia de que había ganado el Premio por parte del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) la mañana de este jueves en su casa en Bagaces y desde ya dice estar deseoso de que llegue el momento de trasladarse a San José para recibirlo.

El premio lo comparte con Isidoro Guadamuz, otro músico y fabricante del quijongo guanacasteco de Santa Cruz, con quien no tiene relación familiar.

premio de cultura popular, eulalio guadamuz

Don Eulalio recomienda a las nuevas generaciones aprender a tocar y fabricar este instrumento tradicional.

"Antes no había celulares ni tanta tecnología, entonces aprendíamos a hacer este tipo de cosas para divertirnos", recuerda este guanacasteco.

Este adulto mayor sabe tocar marimba y quijongo, aunque relata que desde hace años no saca las notas del primer instrumento.

Vecino de Bagaces, recuerda que comenzó a tocar el quijongo a fines de los años 30, cuando apenas tenía 14 años.

"Aprendí solo a tocar el instrumento, siempre me llamó la atención. Donde yo iba, llevaba conmigo el quijongo y siempre se lo regalaba a alguien", agregó.

PREMIO DE CULTURA POPULAR, EULALIO GUADAMUZ

Don Eulalio aún elabora los quijongos en su casa. "Los vendo a ¢10 mil cada uno, algunos los he cobrado a ¢15 mil", comenta.

El quijongo guanacasteco es un instrumento de cuerdas que se fabrica a partir de madera de guacimo ternerero. Las cuerdas se fabrican con alambres de llantas de carro y también se utilizan jícaras.

"Se necesita una vara de madera de dos varas de largo. Las cuerdas las saco de llantas, los alambres los pulo hasta que queden bien brillantes", dijo Guadamuz.

El Premio Nacional de Cultura Popular se creó en 1992. Se otorga a a personas, grupos o instituciones que hayan realizado un aporte significativo al estudio, recuperación, divulgación, proyección y dignificación de las manifestaciones y autóctonas costarricenses.

Foto: Adriana Méndez para Prensa MCJ