No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Al abrir los ojos, exsiamés llena de esperanza a médicos

Hecho representa "un significado muy importante porque nos habla de vitalidad del sistema nervioso", afirma directora del Hospital de Niños

Ezequiel, uno de los siameses separados el viernes anterior, abrió los ojos por unos segundos, lo que llena de esperanza a los médicos del Hospital Nacional de Niños (HNN).

Así lo confirmó este lunes la directora del centro médico, Olga Arguedas, quien aseguró que ese hecho, en términos médicos, tiene un gran valor.

"Ezequiel abrió los ojos por unos segundos. Esto es un hecho pequeño pero que nos llena de esperanza con respecto a su evolución", comentó Arguedas en una información brindada por la entidad.

"Esto tiene un significado muy importante porque nos habla de vitalidad a nivel del sistema nervioso central y en medio de un panorama tan difícil como el que hemos tenido en los últimas horas es una pequeña señal de esperanza", añadió.

La funcionaria explicó que el pequeño ha pasado estable dado la "gravedad de su situación" y sin necesitar grandes cambios.

Por su parte, la condición de Samuel, el otro pequeño, sigue siendo crítica, pues fue revivido en dos oportunidades luego de que su corazón se detuviera, explicó Arguedas.

"Él se mantiene con evidencia de sangrado en su cabecita y más inestable desde el punto de vista de sus funciones vitales. No podemos hacer ningún pronóstico, lo que si sabemos es que va a demandar más atención y cuidados en las siguientes horas es Samuel que Ezequiel", mencionó Arguedas.

Para este martes, los doctores tienen planeado llevar a Ezequiel a sala de operaciones para realizarle una curación quirúrgica bajo anestesia y revisar el estado de la piel donde decidirán si deben realizar algún tipo de intervención.

Cirugía

Los siameses costarricenses Samuel y Ezequiel Núñez Badilla, quienes nacieron unidos por la cabeza en diciembre de 2015, superaron con éxito la cirugía de separación a la que se les sometió este viernes 23 de febrero HNN.

Los menores resistieron durante casi 19 horas en la sala de operaciones mientras se realizaba el proceso de separación de cráneos, el cual inició el viernes a las 7:30 a.m. y concluyó la madrugada del sábado pasadas las 2 a.m.

El proceso constó de al menos cinco fases: expansión de tejidos, colocación de anestesia, separación de cuerpos, emplazamiento de craneo y reconstrucción.

De hecho, desde el 10 de mayo del 2016 los siameses contaban con expansores de piel en sus cabezas, y este método tenía como fin facilitar a los doctores la etapa de separación.

Samuel y Ezequiel nacieron unidos el 11 de diciembre del 2015. Desde entonces, se les hicieron exámenes para analizar la conformación interna de sus cabezas. De allí se logró determinar que los niños compartían diferentes venas, arterias y vasos capilares, pero sus cerebros y cerebelos funcionaban de manera independiente.

Esta es la primera vez que se realiza un proceso de separación de cráneos en el país y para el mismo se tuvieron que usar dos quirófanos y dos grupos quirúrgicos, uno por cada paciente. Dentro de los especialistas se encontraban neurocirujanos, cirujanos reconstructivos, anestesiólogos, auxiliares de sala, circulantes, enfermeras, instrumentistas y personal de aseo.

Foto tomada del Facebook de la CCSS.