Signos vitales o el Alzheimer del fútbol

Club Sport Herediano 3 - Club Sport Cartaginés 0

Goles: Minor Díaz (27”), Olman Vargas (51”, 88”)

Después de una paliza como la del miércoles anterior (5 a 2 frente a LDA), era urgente una reacción inmediata. Jugar en el Eladio Rosabal, cancha que sigue sumando unidades récord, ofrecía un buen comienzo.

Nuevo entrenador y una casa que ha dado seguridad, con esas dos fichas los florenses arrancaron el partido buscando recuperar la confianza. Por su parte, el Club Sport Cartaginés llegó a Heredia a ponerle fin a un acumulado estéril que amenaza con convertirse en récord infausto.

El nuevo DT del Herediano declaró en la alineación su golpe de timón. Cambronero (en la portería), Ramìrez, Cordero y Vargas en la titular. Javier Delgado, apostó por las variantes en posición y salida de William Fernández y los dos Leiva.

La cautela en ambos lados de la cancha fue la tónica de los primeros minutos, entregando un partido frenado, como de jugadores demasiado conscientes de la expectativa depositada sobre sus hombros.

Poco a poco, en el estadio que parece cargarlos de un combustible que sólo allí existe, el Team fue encontrando orden, visión periférica y afán de gol


Cartago no salía de una zona de recato apenas abandonada para ocasionales pelotazos. Randall Brenes se movía como un ectoplasma entre la defensa rojiamarilla. La media cancha brumosa hacía honor a ese calificativo.

Olman Vargas ya era una referente para los avances del equipo local. Yosimar supo leerlo y lo alimentaba. Ramírez paseaba balones de lado a lado, demostrando que Méndez no se equivocó eligiéndolo para el once titular.


Sucedió entonces lo que se veía venir. Después de una falta en el área de Fernández, Minor Díaz cobraba el penal al centro pero con potencia. Al 27”, se abombó la red con el primer gol de los florenses.

Cartaginés no mostró recursos para reaccionar. Un equipo que promedia menos de un gol por partido a esta altura del torneo. Nadie tendría que alegrarse por el hecho de ver a Cartago, que hace pocos meses peleaba por ser campeón, convertido en en su propia sombra. Disminuido, debilitado, incapaz de superar la presión que crece con cada fecha del torneo. Como un equipo atacado por una enfermedad. El Alzheimer del fútbol.

El segundo tiempo sólo extendió la agonía de los brumosos. Ni el bache en el volumen de juego de los locales en pasajes de esta segunda mitad fue aprovechado por el Cartaginés.

Dos veces, Olman Vargas venció el arco de los cartagos. Al 51” y al 88”. El Team recuperaba signos vitales; el Club Sport Cartaginés, los perdía.

El DT Delgado buscó nuevas combinaciones apostando por Pablo Herrera, Cardozo y López. Pero el partido iba a terminar así, con otra unidad negativa en la contabilidad de Cartago. Y con un triunfo que además de devolverle confianza al Herediano, lo colocó de nuevo como líder en la tabla de posiciones.