No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

SINART revierte decisión de sacar misa y rosarios de su programación

Institución señaló que medios de comunicación y figuras públicas tergiversaron posición de neutralidad y respeto a pluralidad religiosa

Luego de desatada la molestia de la comunidad católica del país, el Consejo Ejecutivo del Sistema Nacional de Radio y Televisión (SINART) decidió dejar sin efecto el acuerdo No. 037-2017 que ordenaba quitar de su parrilla las misas y rosarios.

Este paso hacia atrás se tomó este jueves en la sesión 044-2017, donde el medio de comunicación estatal señaló que mantiene su postura de neutralidad y respeto a la pluralidad religiosa.

El nuevo acuerdo ordena "a la Comisión de Programación Institucional del SINART, S.A. mantener en la parrilla de TRECE Costa Rica Televisión, la misa dominical y el rosario, hasta tanto esta instancia presente al Consejo Ejecutivo una propuesta de programación con enfoque integrador y participativo, que atienda el principio de neutralidad y pluralismo religioso, ordenado por su Ley Orgánica. En consecuencia, se suspende la entrada en vigencia del acuerdo No. 2 de la Sesión Ordinaria No. 037-2017 del 19 de octubre de 2017".

Este órgano de la institución aprovechó para criticar el tratamiento "irresponsable" por parte de actores políticos, sociales y otros medios de comunicación con respecto al espíritu que cobijaba la decisión anterior.

Por otra parte, SINART señaló que no toma como propias las expresiones que hayan emitido a título personal sus colaboradores antes de iniciar labores en la entidad o en la actualidad. Lo anterior en referencia a una posición personal emitida por la defensora de las audiencias, Nathalia Rojas, antes de que desempeñara ese cargo y la cual fue sacada de contexto por parte de los detractores de la medida.

El pasado 11 de diciembre, la Conferencia Episcopal envió una carta al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, solicitándole su intersección para que el Sistema Nacional de Radio y Televisión mantuviera en su programación los oficios católicos.

El propio Gobernante había dicho que no estaba a favor de la decisión tomada por SINART, sin embargo, añadió que era una potestad propia del medio de comunicación e independiente de la posición del Poder Ejecutivo.