Sistemas para limpiar agua de arsénico solo funcionan en la mitad de comunidades afectadas en Bagaces y Los Chiles

fallas​Pozos de Bebedero, Montenegro de Aguacaliente y Quintas Don Miguel de Bagaces presentan daños estructurales

Tres de los seis sistemas instalados en los acueductos de las comunidades de Bagaces, en Guanacaste, y Los Chiles, en la Zona Norte, para limpiar el agua de arsénico presentaron fallas a finales del año pasado, debido a problemas en los tanques de almacenamiento.

La presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), Yamileth Astorga, explicó que la entidad colocó los filtros a mediados de agosto de 2014 en los poblados de Santa Cecilia y Cristo Rey de Los Chiles, y en Falconiana, Bebedero, Montenegro de Aguacaliente y Quintas Don Miguel de Bagaces, sin embargo, en los últimos tres poblados se presentaron filtraciones de sedimentos.

Presidenta Ejecutiva de AyA, Yamileth astorga

Estas comunidades afectadas están recibiendo agua por medio de camiones cisternas.

Astorga aclaró que si bien el líquido no puede ser usado para el consumo humano, puede utilizarse para limpieza.

Las estructuras fueron levantadas por acueductos comunales. Para solucionar los problemas de filtraciones, AyA se encuentra construyendo nuevos pozos en las comunidades, que estarían listos en marzo, según Astorga.

La instalación de los filtros estuvo a cargo de la empresa costarricense Turbina S.A. y requirió de una inversión de ¢1.500 millones.

Actualmente, el mantenimiento de los sistemas de limpieza está a cargo de Acueductos y Alcantarillados.

PRESIDENTA EJECUTIVA DE AYA, YAMILETH ASTORGA

Astorga indicó que se encuentran buscando otras nacientes de agua para solucionar el problema a largo plazo.

El gobierno decretó el año anterior emergencia sanitaria para las comunidades de Cañas, Bagaces y San Carlos por la presencia de arsénico en concentraciones superiores a lo recomendado para la salud humana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el arsénico representa un riesgo para la salud pública cuando se detecta su presencia en proporciones por encima de los 10 microgramos por litro de agua, y la ingesta prolongada puede provocar cáncer.

Los filtros instalados en las comunidades de Guanacaste y Alajuela garantizan la erradicación del 100 por ciento del elemento químico.