Smartphones ganan terreno en países emergentes gracias a aparatos de bajo costo

MercadoDesarrollo de estos mercados todavía se encuentra limitado por la capacidad de la red

Mientras las ventas de smartphones pierden vigor en los países desarrollados, sus fabricantes multiplican los lanzamientos para seducir a los clientes en los países emergentes, a pesar del acceso limitado a internet.

Las compras de teléfonos inteligentes aumentaron en el mundo un 23 por ciento en 2014 a un ritmo más o menos sostenido en función de las regiones para alcanzar los 1.300 millones de unidades, indica el instituto alemán GfK en un estudio.

Si bien los consumidores japoneses, surcoreanos, norteamericanos y de Europa occidental parecen haber perdido su apetito hacia estos productos, las compras se dispararon en América Latina, en los países emergentes del sureste asiático, en Europa central y del Este y en África, sobre todo en las urbes.

Los grandes fabricantes, reunidos desde este lunes en Barcelona en el Mobile World Congress, lo saben y han multiplicado sus modelos destinados a estos nuevos clientes.

El gigante estadounidense de internet Google comercializa en India un móvil a 105 dólares, la marca finlandesa Nokia, filial de Microsoft, ofrece un modelo a 29 dólares y la fundación Mozilla llega hasta los 25 dólares.

Incluso Samsung, el líder mundial de los smartphones por su cuota de mercado, penetró en el mercado indio mientras que su principal rival, el estadounidense Apple, prefiere concentrarse en el mercado de alta gama.

La tendencia debería mantenerse dado que el gabinete Gartner prevé que de aquí a 2020 el 75 por ciento de los smartphones cuesten menos de 100 dólares.

"Ahora hay buenos smartphones de gama básica a 20 dólares" y de hasta 60 dólares para el público general, indica a la AFP Sigve Brekke, director en Asia del grupo noruego de telecomunicaciones Telenor, presente en seis países en ese continente.

En su opinión, los precios seguirán bajando hasta el punto que los modelos compatibles con la tecnología 4G podrían venderse a alrededor de 45 dólares a finales de año.