Solís confirma destitución del Ministro de la Presidencia

SalidaGobernante reconoció “enorme desgaste” de Jiménez

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, confirmó este jueves la salida del ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, de su equipo de gobierno a quien le solicitó su renuncia.

Melvin Jiménez enfrentó múltiples polémicas y fue objeto de críticas de diversos sectores políticos por el manejo legislativo y por los errores de comunicación que afectaron la imagen del gobierno durante el primer año.


El gobernante expresó que este ha sido un año de enorme de desgaste y que ha enfrentado grandes presiones que enfrentó con estoicismo y señorío político".

Añadió que el tiempo en la vida pública de Jiménez "terminó en esta administración" y por lo tanto esperaba que sus talentos serían de mucha utilidad en la vida privada.

La más reciente polémica fue el supuesto ofrecimiento de una embajada al exviceministro de Telecomunicaciones, Allan Ruiz, tras su destitución producto del cuestionado proyecto de ley de radio y televisión.

El funcionario, quien mantuvo una relación lejana con algunas fracciones legislativas y fue objeto de cuestionamientos por los diputados durante su gestión, logró la aprobación de dos presupuestos, la ampliación de las carreteras San José - San Ramón y la ruta 32 a Limón, en materia legislativa.

En enero Jiménez perdió a su viceministro de la Presidencia de Asuntos Legislativos, Daniel Soley por el presunto ofrecimiento de cinco embajadas a la procuradora general, Ana Lorena Brenes.

El pasado lunes los diputados de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), Mario Redondo de Alianza Demócrata Cristiana y Fabricio Alvarado de Restauración a Nacional, presentaron una moción para censurar al jerarca.

Al funcionario también se le cuestionó su nombramiento a principios de la administración por ser obispo de la Iglesia Luterana.

En julio del año anterior, un pronunciamiento de la Procuraduría General de la República (PGR) señaló que haber colocado a Jiménez en su puesto violaba los artículos 75 y 142 de la Constitución Política, que prohíben nombrar clérigos a cargo de ministerios y promueven la igualdad religiosa.

La Sala Constitucional avaló el nombramiento de Jiménez, ya que la Constitución hace referencia a los clérigos católicos, apostólicos y romanos, pero no a un jerarca de la Iglesia Luterana.