Solís dice a empleados de la Presidencia que afiliación política distinta no les perjudicará

El presidente Luis Guillermo Solís les aseguró este viernes a los empleados de la Casa Presidencial que su intención "no es perseguir ni sancionar a nadie por la forma como vive o piensa".

Las palabras las dirigió, minutos antes de las 9 a.m., al personal que lo esperaba afuera de las oficinas para recibirlo a su llegada a la Presidencia.

En su primer día de labores como Presidente, declaró que sabe que hay personas de todos los partidos políticos, pero anunció que su gobierno será "tolerante" y ecuménico".

En su mensaje, aseguró que quiere tener un despacho "de cristal, trasparente", donde cualquier persona pueda tener acceso para conversar sobre los problemas de su sector o grupo.

Solís llegó a la Presidencia aproximadamente a las 8:30 a.m. en compañía de la primera dama, Mercedes Peñas. También le esperaban el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, y los vicepresidentes, Ana Helena Chacón y Helio Fallas. Además estaba el director de la DIS, Mariano Figueres, y uno de sus principales asesores, Iván Barrantes.