Solís encontró "saqueo y desperdicio de recursos públicos", dice en informe de 100 días de gobierno

denuncias​Mandatario afirma que el país fue gobernado con irresponsabilidad en las últimas décadas y reparte culpas

Un millonario saqueo y desperdicio de recursos en las instituciones públicas, denunció este jueves por la noche el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, en la presentación del informe de sus primeros 100 días de mandato.

En su intervención que inició a las 7:05 p.m. en el Teatro Melico Salazar, Solís reveló casos puntuales de corrupción en la función pública, afirmó que el país ha sido gobernando de manera irresponsable y repartió culpas.

El Presidente aseguró que desde que inició su gestión, el 8 de mayo anterior, encontró "corrupción por todas partes" que mantiene postrado al aparato estatal y sin rumbo a las instituciones públicas.

"La irresponsabilidad, la sinvergüenzada y las chambonadas en el Estado no pueden seguir siendo disimuladas, ni toleradas", sostuvo en una exposición que tardó una hora. De forma categórica, el gobernante dijo que es momento de que termine la corrupción.

En su informe, Solís detalló 13 instituciones en las que halló corrupción, desorden e ineficiencia.

Citó que en el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (INCOP) se destinaron ¢2,4 millones al mes para pagar el mantenimiento una casa de lujo en la playa para uso discrecional de su presidente ejecutivo, que en el Ministerio de Educación Pública (MEP) un círculo de asesores del Ministro duplicaba su salario con el cobro de horas extras, que en el Ministerio de Trabajo se pagaban pensiones a personas muertas y que en la Casa Presidencial se extraviaron 117 vehículos.

El gobernante explicó que la lista de irregularidades reveladas en su informe es muestra de una revisión preliminar y parcial de la forma en la que ha venido funcionado la administración pública en los últimos años.

"Basta con estos hallazgos para advertir que el problema de la corrupción y de la ineficiencia en las entidades del Estado puede ser mayor de lo que hasta ahora imaginaron los más pesimistas", expresó frente a miembros de su gabinete, representantes de cámaras empresariales, organizaciones sociales y partidos políticos.

Solís afirmó que la irresponsabilidad es una mala práctica en los gobiernos e instituciones en las últimas décadas.

El Presidente fue enfático al afirmar que en la tarea de cuidar el erario público han fallado todos, unos por acción y otros por omisión.

"Pareciera que en Costa Rica hay corrupción, pero no hay corruptas ni corruptos. Nunca o casi nunca aparecen los culpables. Y cuando aparecen, muy pocas personas resultan condenadas", manifestó.

Y agregó: "La impunidad premia a los cínicos, a los sinvergüenzas, a los irresponsables y a los incapaces. Eso es lo que enoja a nuestro pueblo".

En este sentido, dijo que es importante determinar quién o quiénes están fallando y por qué.

El mandatario anunció que el Gobierno trabaja en el desarrollo de una plataforma que garantice la transparencia y el libre acceso de los costarricenses a contratos, consultorías, salarios y viajes al exterior de los funcionarios públicos.

También informó que el Poder Ejecutivo enviará un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa que "puntualice la rendición de cuentas" de jerarcas y funcionarios públicos.

El Presidente enumeró, además, acciones impulsadas por el Ministerio de Hacienda para luchar contra la evasión fiscal, contener el gasto público y acabar con el despilfarro de recursos.