Presidente: fragmentación parlamentaria y reducida bancada oficialista impiden avance de proyectos del Ejecutivo

justificaciónEn cuanto a las similitudes con otras administraciones, el mandatario señaló que se propusieron un cambio pero no radical y sin fundamento

Una Asamblea Legislativa fragmentada por la cantidad de partidos políticos combinada con una bancada oficialista reducida dificultan que los proyectos de ley planteados por el Poder Ejecutivo avancen en el Plenario.

Esta fue la respuesta del presidente de la República, Luis Guillermo Solís, al vigesimoprimer Informe del Estado de la Nación que señala a su gobierno con la menor tasa de éxito en el Congreso desde 1990.

Solís señaló que esos dos factores colocan a su administración en un escenario inédito que ningún otro gobierno ha tenido que enfrentar, donde la negociación debe ser cautelosa para lograr un consenso con las diversas representaciones políticas de la Asamblea.

Pese a esta situación, el mandatario aseguró que el Poder Ejecutivo ha logrado avanzar en proyectos de vital importancia para su gestión como la ley contra el contrabando y el fideicomiso para la ampliación de la vía San Ramón-San José.

El informe del Estado de la Nación reveló este martes que la administración Solís Rivera presentó 315 proyectos de ley durante el primer año de gestión, la mayor cantidad registrada en los últimos siete gobiernos, sin embargo solo logró una tasa de éxito de 2,5 por ciento.

La investigación también realizó una comparación del plan nacional de desarrollo propuesto por Solís con los planteados en las administraciones de Óscar Arias y Laura Chinchilla.

Al respecto, el Estado de la Nación destacó similitudes entre las acciones, principalmente en las áreas productiva y social.

El mandatario señaló que su gobierno prometió un cambio responsable, no de manera radical y sin fundamento.

"Un país tan pequeño como Costa Rica no puede pretender un desarrollo aislado del resto del mundo", dijo Solís con respecto a las coincidencias en la política de desarrollo económico con sus últimos dos predecesores.

El presidente señaló que todavía no analiza a fondo el informe, por lo que de momento no rechaza los planteamientos del mismo.

También recalcó la relevancia que tiene el documento y su valor para conocer el rumbo que toma el país.