Solo un caso por maltrato animal ha recibido sanción económica en el país, según Senasa

MultaFalta de legislación impide aplicar más sanciones, aduce entidad

A pesar de que durante los dos últimos años se han tramitado más de mil denuncias cada año por maltrato animal ante la Secretaría Nacional de Salud Animal (Senasa), solo un caso ha llegado hasta las últimas consecuencias judiciales.

El Juzgado de Desamparados aplicó en 2014 por primera vez una sanción económica relacionada con el maltrato animal.

Director del área Metropolitana de Senasa, Allan Sánchez

El director del Área Metropolitana de Senasa, Allan Sánchez, señaló que la sentencia fue aplicada a una persona que mantenía perros para usarlos en peleas, a la que se le multó con ¢20 millones.

DIRECTOR DEL ÁREA METROPOLITANA DE SENASA, ALLAN SÁNCHEZ

"Cuando se encuentra a un animal en un estado deplorable se le aplica una medida sanitaria al dueño. Si este desobedece entonces Senasa procede con lo que le permite la legislación actual", detalló Sánchez.

El director metropolitano de Senasa comentó que el marco legal no permite la aplicación de penas de cárcel, por lo que deben usar otras vías legales para las sanciones.

"Lo que Senasa hace es tramitar los casos en los que se presenta una orden sanitaria y si no se cumplen se tramitan como desobediencia a la autoridad. De esta forma se puede aplicar una sanción, aunque es difícil hacerlo con la normativa actual", explicó Sánchez.

DIRECTOR DEL ÁREA METROPOLITANA DE SENASA, ALLAN SÁNCHEZ

Un proyecto de ley presentado por la exdiputada, Rita Chaves, propone penas de prisión de hasta tres años a quienes causen la muerte de animales sin necesidad o sin causa legítimamente justificada. Esta iniciativa se encuentra en discusión en la Asamblea Legislativa.

En lo que va del año, Senasa ha decomisado cinco perros que eran entrenados para peleas. El año anterior, la cantidad de perros separados de sus dueños por maltrato animal fue 390.

Por otra parte, la Secretaria puso en adopción durante el 2014 a 213 perros que fueron sometidos a procesos de rehabilitación que antes eran usados para pelear.