Somalia abandona lentamente la mutilación genital femenina extrema

En Somalilandia, región somalí autoproclamada independiente, la mayoría de las mujeres de más de 25 años ha sufrido en su infancia una mutilación genital extrema para supuestamente mantenerlas "puras", pero la práctica está cada vez peor vista.

La mutilación aplicada en esta región del extremo noroeste de Somalia emplea escisión e infibulación, es decir, ablación del clítoris y de los labios menores, corte en la vulva y cosido de los labios mayores.

La operación suele realizarse con una navaja de afeitar cuando la niña tiene entre cinco y once años, pero sin administrarle analgésicos.

La vagina de las mujeres, cosida hasta el matrimonio, volverá a abrirse con las relaciones sexuales o con la ayuda de unas tijeras.

En la región, las consecuencias de esta operación (infecciones renales, urinarias, dolores, sangrado y complicaciones en el parto, entre otras) empiezan a desprestigiar la práctica.