Suiza autoriza extradición de venezolano Rafael Esquivel a EE.UU. por escándalo FIFA

Futbol​La sentencia de la Oficina Federal de Suiza podría ser recurrida en un plazo de 30 días

La Oficina Federal de Justicia de Suiza dio luz verde este miércoles a la extradición del expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol y miembro ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), Rafael Esquivel, arrestado en Zúrich el 27 de mayo anterior junto con otros seis funcionarios de la FIFA.

La solicitud formal de extradición fue presentada el 1 de julio 2015 por Estados Unidos y se basa en una orden de detención emitida el 20 de mayo por el fiscal del Distrito Este de Nueva York. A Esquivel se le acusa de haber aceptado sobornos en la venta de derechos de comercialización de la Copa América.

Mediante un comunicado, las autoridades suizas indicaron que la extradición cumple con todos los requisitos, particularmente, porque "los hechos presentados por los EE.UU. en su solicitud de extradición son también punibles según la legislación suiza (doble punibilidad)".

Esquivel está acusado por la fiscalía del distrito este de Nueva York de haber "aceptado sobornos por valor de varios millones en el marco de la atribución de los derechos de márketing para la Copa América 2007, 2015, 2016, 2019 y 2023", según el comunicado de la OFJ, que precisó que se dan "todas las condiciones para la extradición" en el caso del dirigente venezolano.

"Al aceptar sobornos a cambio de la atribución de contratos de márketing deportivo, Esquivel habría atentado contra la libre competencia e inducido una distorsión del mercado de los derechos mediáticos para la Copa América, provocando un perjuicio a otras empresas de márketing", agregó el texto.

Según la justicia suiza, se trata de delitos de competencia desleal.

Esquivel, de 69 años, era presidente de la federación venezolana de fútbol desde 1988.

La sentencia de extradición aún no es firme y Esquivel dispone de un plazo de 30 días para presentar un recurso ante el Tribunal Penal Federal.

La justicia suiza ya había dado el visto bueno a la extradición a Estados Unidos de Eugenio Figueredo, exvicepresidente de FIFA, pese a la oposición del dirigente uruguayo, también detenido en mayo.

Jeffrey Webb, otro responsable arrestado en las horas previas al congreso de la FIFA donde fue reelegido Joseph Blatter para un quinto mandato (aunque dimitió días después por el escándalo de corrupción), ya fue extraditado en julio, aunque el expresidente de la CONCACAF había aceptado su extradición a Estados Unidos.

La justicia estadounidense imputó a 14 miembros de la FIFA y directivos de empresas de marketing relacionadas con el organismo futbolístico, a los que acusa de haberse apropiado de 150 millones de dólares en sobornos en las últimas dos décadas.

La justicia federal de Nueva York señala que los acusados presuntamente recibieron dinero de representantes de medios deportivos y de empresas comerciales para obtener los derechos de difusión, comercialización y patrocinio de torneos de fútbol en Estados Unidos y en América Latina.

Siguen seis detenidos en Suiza

Los detenidos que permanecen en Suiza, además de Esquivel y Figueredo, son Eduardo Li (Costa Rica), exmiembro del comité ejecutivo de la FIFA y la Concacaf; Julio Rocha (Nicaragua), responsable de desarrollo de la FIFA; Costas Takkas (Islas Caimán, Gran Bretaña), colaborador del presidente de la Concacaf y José María Marín (Brasil), miembro del Comité de Organización de la FIFA para el fútbol olímpico y expresidente de la Confederación Brasileña (CBF).

Todos los detenidos, salvo Webb, se han negado hasta ahora a ser extraditados, por lo que el proceso judicial en su contra podría durar meses.

Otras siete personas fueron imputadas en la misma operación, pero no fueron detenidas aquel 27 de mayo al no encontrarse en Suiza.

El paraguayo Nicolás Leoz, expresidente de la CONMEBOL de 86 años, fue puesto en detención domiciliaria en su país.

La justicia argentina ordenó la búsqueda de los tres empresarios argentinos imputados. Hugo y Mariano Jinkis, padre e hijo, se entregaron el pasado mes en su país y Alejandro Burzaco se entregó por su parte en Bolzano (Italia).