No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Plan para sustituir postes flexibles en ruta 32 arrojará los mismos resultados, advierte proveedor

​Fabricante alega que ancho de carriles y cultura de conductores redujeron vida útil de dispositivos instalados en 2015

El proyecto para sustituir los delineadores flexibles de la ruta 32 arrojará los mismos resultados independientemente de la empresa que se elija para esa tarea si no se atienden al menos cinco sugerencias en su diseño, según advirtió la mañana de este martes la empresa canadiense Trafic Innovation, proveedor de los dispositivos instalados en 2015 y que actualmente están deteriorados.

Durante una visita en Costa Rica, el gerente general del fabricante, Robert Laforce, indicó a los medios de comunicación que la afectación de los postes abatibles persistirá en la vía a Limón sin importar si el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) elige a una compañía diferente a la que lidera, ya que el cartel de licitación que se utilizó hace más de tres años atrás, así como el que está por publicarse requieren cambios para extender la durabilidad de la iniciativa con la que se pretende disminuir la cantidad de accidentes de tránsito.

Según Laforce, en los diseños no se contempla -además de la cultura de manejo- que los carriles en la ruta tienen un ancho promedio de 3 metros, incluso con tramos que llegan apenas a los 2.5 metros, al tiempo que el estándar internacional es de 3,5 metros.

Considerando lo anterior, es posible que la cantidad de impactos que recibirá el artefacto aumente, ya que el espacio se reduce para los vehículos que transitan por la vía, principalmente si se trata camiones.

Cifras oficiales estiman que la ruta 32 es utilizada por unos 70 mil automotores al día, de los cuales 23 mil son de carga.

Ese detalle fue incluido en un reporte de evaluación que remitió la empresa al MOPT, el cual fue elaborado tras una revisión técnica en la ruta 32. El informe recomienda también que los palos flexibles no sean colocados en curvas cerradas ni en lugares en los que los vehículos requieran cruzar la carretera para acceder a áreas de descanso, restaurantes y comercios.

También, la compañía sugiere que para las curvas largas se utilicen delineadores de poca altura, ya que los camiones tienen tornillos y pines que a alta velocidad sirven como discos cortadores, dañando los artefactos con su filo.

Para las líneas rectas se recomienda emplear delineadores de 1.2 metros de alto con mantenimiento constante.

La inspección fue hecha en diciembre de 2016, pero el informe fue remitido al MOPT hasta tres meses más tarde, por medio de JyL Señalizaciones, entonces encargado de la obra; y las direcciones electrónicas del entonces jerarca, Carlos Villalta; así como el actual ministro y entonces director del Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI), Germán Valverde, y la Dirección General de Ingeniería de Tránsito.

Ninguna de las autoridades emitió comentario alguno sobre el documento, según Laforce.

El Gerente General defendió la resistencia de los dispositivos Deflex y resaltó que el objetivo del proyecto sí se cumplió, el cual era disminuir la cantidad de muertes e incidentes en esa carretera.

En 2015 se llevó a cabo la colocación de los dos mil postes abatibles, sin embargo, al poco tiempo de que fueron instalados, los dispositivos comenzaron a mostrar un proceso de deterioro más acelerado al esperado debido a que -de acuerdo con el MOPT- los palos no cumplían con las especificaciones técnicas establecidas en el cartel de licitación.

Precisamente esa descripción solicitaba una resistencia mínima equivalente a 200 impactos de vehículos doble tracción que viajen a una velocidad aproximada a los 70 kilómetros por hora. No obstante, una prueba del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) arrojó que los delineadores en realidad pueden recibir 75 golpes por automóviles que viajen a 60 kilómetros por hora.

Laforce señaló que la evaluación del Tec contiene inconsistencias respecto a las que se realizaron en Canadá con los Deflex, las cuales tienen que ver con la instalación de los postes y el vehículo que fue utilizado para los golpes.

La supuesta omisión de la JyL llevó al Ministerio a no pagar los ¢90 millones correspondientes al contrato, ocasionando una apelación y un recurso de revocatoria de la compañía a cargo, los cuales fueron rechazados pero fueron suficiente para retrasar el diseño del nuevo cartel con el que se pretende sustituir los postes flexibles.

El MOPT tiene previsto que los cambios superen los ¢225 millones y que la instalación inicie en 2018. El concurso para elegir la empresa que se encargará de ese trabajo aún no ha sido publicado.

Los dispositivos estarán colocados en 37 kilómetros de la vía, específicamente en el tramo que va desde el peaje hasta el cruce de río frío.