Tasas de interés en el país no han bajado tan rápido como debieron, opinan economistas

reducción​Administración Solís anunció cambio en fórmula de cálculo para que haya una baja de dos puntos procentuales.

Las tasas de interés en nuestro país no han bajado tan rápido como debieron pese a condiciones favorables como un periodo de inflación muy baja, un tipo de cambio estable y señales de reactivación económica tanto a nivel local como en Estados Unidos, e principal socio comercial de Costa Rica.

Así opinaron cuatro economistas lunes durante el programa Nuestra Voz, al ser consultados sobre las medidas para acelerar la economía costarricense que adelantó el presidente Luis Guillermo Solís la noche del domingo en cadena nacional de televisión.

Solís anunció, entre otras acciones que se comunicarán de manera completa este lunes, un cambio en la metodología que utiliza en el Banco Central (BCCR) para calcular las tasas de interés, con el objetivo de que disminuyan -a corto plazo, que no especificó- dos puntos porcentuales.

Actualmente, la Tasa Básica Pasiva (TBP), que establece el BCCR como parámetro para los bancos comerciales, es del 6,45 por ciento, y las tasas para créditos en colones en los bancos comerciales rondan el 15 por ciento.


La economista de la Academia de Centroamérica, Edna Camacho, opina que las tasas debieron haber bajado sin esperar a cambios en la metodología de cálculo del Banco Central.

economista academia de centroamérica, edna camacho

Para la economista existe un punto de vista que debe tomarse en cuenta, y es que si bien todos los indicadores económicos favorecen a que las tasas de interés bajen, hay un elemento que podría ejercer una presión al alza: el déficit fiscal.

Este sin embargo, fue uno de los temas ausentes entre las medidas anunciadas por el mandatario costarricense.

El economista Jorge Guardia coincidió con Camacho en que las tasas de interés deberían bajar más rápidamente en el país, las cuales catalogó como " aun muy altas".

economista Jorge Guardia

"Lo que percibo - dijo- es que el mundo se mueve hacia tasas mas bajas y eso nos da espacio para reducirlas".

A nivel local, el economista encuentra que hay elementos positivos que favorecen esta tendencia, como una suficiente liquidez en el mercado, lo que permite a los bancos contar con recursos para poder colocarlo entre los consumidores.

Guardia coincidió con Camacho en que si no se da una reforma fiscal que permita reducir el déficit, comenzará a producirse una presión al alza en las tasas.

Promover un crecimiento económico solo a través de una reducción en los intereses no es sostenible, agregó Guardia, pues el país requiere de otras acciones que permitan dinamizar la producción.

Para el gerente del BAC, Gerardo Corrales, es necesario ver más allá de los deudores, pues una baja en la tasa de interés afectaría también a un segmento importante de la población, específicamente a los ahorrantes y a la industria turística, por ejemplo.

"El exportador y el cuarto de hotel se han vuelto muy caros", dijo en referencia a que para los empresarios que venden sus productos en el extranjero y para el sector turístico nacional la estabilidad en el tipo de cambio los ha afectado, ya que mientras a nivel local la moneda se aprecia, en el exterior tienen a devaluarse respecto al dólar.

Esta situación, sumada a la eventual baja en los intereses, terminaría por desincentivar más a estos segmentos de la economía nacional.

De hecho, Corrales aduce que una baja del dos por ciento es insuficiente para facilitar el endeudamiento en colones.

economista gerardo corrales

Ejemplificó que en la actualidad con una tasa crediticia cercana al 15 por ciento en colones y 8 por ciento en dólares, un préstamo de ¢20 millones a 5 años plazo significaría una cuota de ¢455 mil, mientras que en dólares la cuota sería alrededor de un 25 por ciento más baja.

El economista Fernando Naranjo enfatizó en el riesgo de que el tema de tasas de interés sea regido por aspectos políticos y no de mercado.

economista, fernando naranjo

"Los políticos tienen poco que decir aquí, el Central debió hacerlo ( reducir las tasas) antes y con más agresividad, pero no lo ha hecho todavía", puntualizó Naranjo.

Naranjo coincidió con Corrales en el efecto en que la reducción en las tasas tendrá sobre los ahorrantes, como por ejemplo entre los principales tenedores de deuda pública que son las mismas instituciones del Estado

En ese sentido, una reducción significará una baja en los ingresos de entidades como el INS, el INA y los bancos, adujo.