Todos debemos estar bajo el régimen del IVM, señalan diputadas que impulsan reforma a pensiones del Poder Judicial

TareaCongresistas afirman que la propuesta es el principal pendiente por concretar

Lograr que el país se maneje únicamente bajo el régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), es el principal pendiente que dejan los diputados de la Asamblea Legislativa en cuanto al tema de jubilaciones.

Así lo manifestaron este viernes por la mañana las legisladoras, Sandra Piszk de Liberación Nacional y Natalia Díaz del Movimiento Libertario, en el programa radiofónico Nuestra Voz. A pesar de que las congresistas aseguran que han realizado un "gran trabajo al recortar pensiones de lujo", afirman que quedó la tarea de fusionar todos los regímenes en uno solo.

"Por supuesto en el mediano plazo me parece que lo que queda es buscar la manera en que todos vayamos al régimen del IVM, pero eso evidentemente tendrá que ser un proceso de mediano y largo plazo, pero a eso es lo que podríamos aspirar", mencionó Piszk.

La afirmación surge a raíz del aval que dio este jueves la Sala Constitucional a la reforma de pensiones del Poder Judicial. Durante el proceso de su formulación, estuvo la propuesta de fusionar ambos regímenes.

Según la diputada Díaz, el IVM es el sistema más equitativo, igualitario y "hasta cierto punto más sostenible".

Sin embargo, hablaron con la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF) y la misma les dijo que podría generar altos costos, por lo que afectaría en gran medida la crisis fiscal que sufre el país.

"Decidimos no hacerlo así porque el problema es que eso requiere de un costo de transición de los funcionarios del Poder Judicial al IVM que no sabemos cómo se vaya a dar en una situación como la que estamos. Me parece que era muy arriesgado tomar una decisión de ese tipo, hoy. No quiere decir que en un futuro no se dé", explicó la diputada del Movimiento Libertario.

Reforma a pensiones de lujo del Poder Judicial

La reforma que recibió el aval de la Sala Constitucional, aplica para los 13.000 empleados del Poder Judicial.

Esta eleva la edad mínima para pensionarse de 62 a 65 años, establece que los funcionarios que se acojan a la pensión, accedan solo el 82,5% de los últimos 240 salarios y no al 100% como ocurre actualmente.

Además, se establece un mínimo de 35 años de servicio, en vez de 30 años en la actualidad.

De acuerdo con la liberacionista Sandra Piszk, quienes se pensiones en los 18 meses después de que entró a regir la reforma, podrán acogerse a los lineamientos actuales.