Tensión crece en Ucrania, mientras vicepresidente de EE.UU. amenaza a Moscú con "aislamiento"

El vicepresidente estadounidense Joe Biden advirtió este martes a Rusia de un eventual "aislamiento", si continúa intentando "desmembrar" Ucrania al apoyar a los insurgentes separatistas del este del país, acusados por Kiev de haber torturado hasta la muerte a dos personas.

Por su parte, el presidente ucraniano interino Olexandre Turchinov consideró que los activistas prorrusos "superaron la franja roja" y anunció la reanudación de la operación "antiterrorista" en el este -que había suspendido antes de Pascuas- tras el descubrimiento de dos cadáveres.

Las esperanzas de un apaciguamiento tras la firma de un compromiso internacional, el jueves anterior en Ginebra, prácticamente se desvanecieron ante la acción en aumento de los prorrusos, que según Turchinov han "tomado toda la región de Donetsk como rehén".

Este martes, el secretario de Estado estadounidense John Kerry expresó al ministro ruso de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov su "profunda preocupación" ante la ausencia de "medidas positivas" de Moscú para reducir la tensión en Ucrania, según dijo un alto funcionario de su departamento.

Kerry también advirtió que si no se logran avances en lo acordado la semana pasada en Ginebra, ello llevaría a sanciones adicionales contra Rusia, agregó el alto funcionario.

Turchinov ordenó las acciones contra los separatistas del este del país tras el descubrimiento de los dos cuerpos con señales de "tortura".

Una de las víctimas es Volodymyr Rybak, un concejal de la localidad de Gorlivka, "recientemente secuestrado por terroristas", afirmó el presidente.

Al mismo tiempo, el Pentágono anunció el envío de 600 soldados a Polonia y a los países bálticos para "ejercicios". Rusia mantiene en la actualidad un contingente de 40.000 soldados desplegados en la frontera con Ucrania.