Territorios indígenas son mayoritariamente habitados por no indígenas, según informe de Defensoría

usurpaciónDe 330 mil hectáreas de su propiedad, solo 187 mil están en manos de indígenas

Trece de los 24 territorios indígenas en Costa Rica son habitados por menos de un 50 por ciento de personas indígenas, señalaron este lunes las autoridades de la Defensoría de los Habitantes, durante la presentación del informe anual de la institución.

Según datos recopilados por la entidad, los territorios indígenas abarcan una extensión de 329.802 hectáreas, pero solo 187.415 (57 por ciento) están en manos de estas personas.

En zonas como Altos de San Antonio, China Kichá, Quitirrisí, Térraba, Curré, Zapatón y Maleku, entre un 78 y un 98 por ciento de las tierras son propiedad de personas no indígenas.

La Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano, señaló que el Estado costarricense no ha implementado las medidas suficientes para cumplir la Ley Indígena y devolver los territorios a las personas que corresponden.

La Ley Indígena señala la exclusividad de los territorios indígenas para esta población, por lo que no se puede alquilar, arrendar, comprar o adquirir de cualquier forma terrenos o fincas comprendidas dentro de estas áreas, a no ser que sea entre personas indígenas.

El informe anual de la Defensoría señala que aquellos territorios donde predominan los indígenas son tierras inaccesibles en la montaña (Bajo Chirripó, Nairí-Awari, Tayní, Telire). En cambio, son minoría en los terrenos más productivos desde el punto de vista agrícola, ganadero y turístico.

En las tierras colindantes con los territorios indígenas, habitadas por otras poblaciones, la extensión de grandes monocultivos ha presionado a los pequeños campesinos a usurpar territorios indígenas, afirma la Defensoría.

Esta situación es la que provoca los conflictos por terrenos en los territorios indígenas del sur del país y en el Caribe sur, detalla el informe.